El acuerdo entre Europa y Grecia, algunas reflexiones

Sigue a El Blog Salmón

Grecia

Ayer se anunció el plan de rescate de Grecia, que comenté durante la mañana y parece que muchos tienen claro que fracasará el programa. Como han dicho Remo, Marco Antonio y algunos comentaristas, este es un peldaño más en el camino a la suspensión formal o, si quieres, a la quiebra de Grecia. Está claro que Grecia ha prometido muchas medidas que impactará su crecimiento y estos impactos convencen a los mencionados que Grecia no podrá hacer frente a sus obligaciones.

Creo que, en el corto plazo, está claro que el crecimiento de Grecia se verá impactado negativamente. No obstante, con las cuentas más en condiciones, este impacto negativo será inmediato paro también puede ser reversible, especialmente si durante el tiempo de su proyección, hasta el 2020, se ve crecimiento internacional que ayudará a arrastrar a Grecia al crecimiento.

Otro problema es que no estoy convencido que Grecia cumplirá con todo lo que ha prometido y puede ser que esta ayuda será el siguiente camino a la petición de más ayudas en el futuro. Por eso comento algunas reflexiones:

  • Que un país tan pequeño tenga tanta deuda dice algo de los políticos que la contrataron, y no debemos olvidar.
  • Que un país tan pequeño pueda contratar tanta deuda dice algo de los mercados financieros, y no debemos olvidar.
  • La BCE y los bancos centrales siguen exigiendo que su deuda griega debe ser tratada de forma diferente comparado con los bancos. Es verdad que aceptan sacrificio, los países reducen intereses a una prima de sólo 1,5% hasta 2020 y los bancos centrales pasarán cualquier beneficio generado a los griegos. Ya he criticado esta actitud.
  • El acuerdo se basa en muchas promesas de Grecia; cambios en constitución, medidas económicas, privatizaciones, hasta más de 30 medidas de reforma y de ahorros.
  • Cuidado con exigir tanto ajuste de presupuesto en tan poco tiempo, a ver si la reducción del PIB supera la reducción de la deuda y no pueden llegar al 120,5% del PIB, que es el objetivo bajo el plan, comparado con el 160% de hoy. Este es el problema especialmente resaltado por Marco Antonio.
  • He pedido años para cualquier solución y estas propuestas por lo menos nos dan hasta el 2020, tiempo para que Grecia rectifique y que la economía mundial se resuelva.

Las cosas son distintas ahora, comparado con el anterior rescate, como dice Stefanie Flanders de BBC News (en inglés), no sin falta de razón:

  • La BCE ha inundado a los mercados con liquidez tal que los bancos españoles e italianos ya no están al borde del abismo si los mercados financieros buscan cargarse a los siguientes en la lista.
  • Los inversores ya están viendo a Grecia como un caso excepcional y no están esperando al siguiente país en caer.
  • Todos, incluyendo el mercado privado, han tenido tiempo para preparar y para planear sus respuestas a este tipo de acuerdo esperado y de haber reducido su exposición a la deuda griega, donde nos dice que los 200.000 millones de euros de exposición que tenían ha bajado a un manejable 80.000 millones de euros.

Si se define quiebra como no pagar todas tus deudas, con la reducción importante de la deuda que los bancos han aceptado, Grecia ya ha quebrado. Si se define quiebra como que el país no paga sus deudas que los bancos siguen pidiendo que se paguen, Grecia todavía no ha quebrado y dudo que quiebre. Que se hable de suspensión de pagos o no, los prestamistas terminarán con menos de la mitad de lo que prestaron.

Ya veremos qué pasa.

En El Blog Salmón | Grecia consigue un respiro pero sigue bajo el fantasma de la quiebra y Hoy sí #EstamosconGrecia: el plan de rescate nos cuesta 15.500 millones de euros
Imagen | Alun Salt

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios