Sigue a

España

Esta semana el PSOE ha propuesto una reforma del sistema de financiación autonómico que se base en el principio de ordinalidad. Esto significa que podrían seguir existiendo transferencias entre comunidades autónomas, pero si en una Comunidad se recauda más cantidad per cápita que en otra, el gasto será mayor (es decir, se mantienen los rankings de ingresos y gastos per cápita igualados). La idea me parece positiva. De hecho ya lo propuse por aquí en alguna que otra ocasión.

La novedad que ofrece la ordinalidad es que crea incentivos para ser regiones ricas, ya que el gasto será superior. Y sigue ofreciendo transferencias. Pero no da incentivos a seguir siendo regiones pobres, como sucede ahora, ya que reciben más dinero per cápita.

Por supuesto regiones más desfavorecidas, como Extremadura, se han quejado de esta propuesta, ya que según el Gobierno de dicha Comunidad, no debe haber limites a la solidaridad. El argumento me parecería correcto si habláramos de dispersión geográfica o mayor enevejecimiento de la población, pero simplemente este tipo de comentarios vacíos de contenido, criticando un modelo que por cierto funciona en Alemania me parece populista.

Me gustaría pensar que la propuesta del PSOE no cae en saco roto y se impulsa un nuevo modelo de financiación autonómico. De hecho no debería haber muchos problemas con el PP, algunos sectores apoyan este principio. Por ejemplo, el programa electoral del PP en las últimas elecciones catalanas en su punto 3 defendían el principio de ordinalidad. Pero cambiar el sistema de solidaridad no es el único problema de nuestro sistema de financiación autonómico.

Otros problemas (y más graves) son: la liquidación con el Estado se hace dos años tarde, con lo que las diferencias entre lo presupuestado y lo que realmente se debía gastar es muy amplia (y aumenta el déficit); la poca capacidad recaudatoria de las autonomías, que además vemos restringida por el Gobierno Central (diferentes recursos ante el Constitucional por nuevos impuestos y tasas); el sistema actual es muy complicado, debería estar claro para todo el mundo como funciona; el concierto vasco, que es una diferencia en el sistema que debería ser uniforme y sin excepciones.

De todas formas tengo muchas dudas de que se reforme el sistema de financiación autonómica y menos aún de que una reforma implemente el principio de ordinalidad. Las regiones más despobladas (que suelen coincidir con las más pobres) tienen mayor representatividad parlamentaria, y seguramente a los partidos no les interese cabrear a esos votantes.

En El Blog Salmón | Solidaridad territorial y financiación autonómica
Imagen | Aloriel

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios