Síguenos

arriba


El recién estrenado 2013 no ha comenzado dándonos alegrías precisamente, sino más bien todo lo contrario. La cuesta de enero de este año se presenta especialmente larga y dura debido a los importantes incrementos de precios y subidas de impuestos con los que hemos recibido el año y que mermarán significativamente el poder adquisitivo de los españoles. A modo de resumen, veamos los más significativos:

  • Subida de la luz del 3 % como consecuencia de la subasta de energía, dado que nuestro Gobierno no tiene la menor intención de tocar los peajes.
  • Incremento del precio de los servicios ferroviarios de Cercanías y el de Media Distancia de Renfe otro 3 %.
  • Si eres de los que envías cartas y postales te interesará saber que los sellos también suben un 2,7 % con lo que cada estampa pasará a costar 37 céntimos.
  • El precio de autobús interurbano registrará una subida extraordinaria del 6.07 % el próximo año para compensar a las empresas concesionarias de este servicio por el encarecimiento del combustible.
  • Previsible subida de la telefonía debido a que la CMT ha aprobado una resolución por la que permite a Telefónica actualizar la cuota de abono, congelada los últimos cinco años, con el IPC entre 2013 y 2016.
  • Desaparece la deducción por vivienda en el IRPF para las nuevas compras de viviendas que se realicen a partir del 1 de enero de 2013. No obstante, esta no se aplicará con carácter retroactivo, por lo que los beneficiarios actuales de la misma podrán seguir aplicándosela.
  • Aumenta el IVA de la compra de vivienda, que deja de estar gravada con el tipo reducido del 4 % y pasará al 10 %.
  • El precio del tabaco sube otros 20 céntimos en las cajetillas de Fortuna, Ducados y Nobel, aunque la subida de la fiscalidad al tabaco hace presagiar que próximamente aumente el precio tanto de los cigarrillos como de los puros y del tabaco de liar.

Y podríamos continuar hablando sobre las cerca de 200 localidades que subirán el IBI, el incremento de las tarifas aéreas, la prórroga del impuesto de Patrimonio o el incremento de la fiscalidad de las plusvalías en el IRPF. En definitiva, una lista interminable de subidas que como hemos señalado al principio mermarán significativa el poder adquisitivo de todos nosotros.

Si estas subidas tuviesen lugar en un contexto de bonanza económica seguramente fuesen más comprensibles, aunque no menos criticables. Sin embargo, la depresión económica en la que estamos inmersos unida a la congelación salarial (por no decir disminución, en muchos casos) de la que estamos siendo víctimas no hará sino incitar a las personas a consumir lo estrictamente necesario, lo cual no dinamizará precisamente la economía.

El futuro se muestra incierto y llegar a final de mes supone un problemas para cada vez un mayor número de familias. Ha llegado el momento de apretarse el cinturón, no por capricho, sino por necesidad. El proceso que culminará con la desaparición de las clases medias ya está en marcha.

En El Blog Salmón | Cinco consejos económicos elementales para afrontar 2013, Los precios de la luz y del tabaco van para arriba y La insaciable avaricia de las eléctricas
Imagen | Libertinus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios