Sigue a

huelga-general-14n


Las razones para estar de acuerdo con la huelga de ayer no eran escasas: seis millones de parados, recortes en todos los sectores habidos y por haber, pésima gestión política de los problemas económicos más generales, empobrecimiento de la población y un largo etcétera. Realmente, dudo que a estas alturas exista una persona en España que no tenga razones de sobra para manifestarse y levantar la voz en contra de la decadente situación económica del país. La sociedad española está muy cabreada pero a pesar de ello el seguimiento de la huelga no fue tan masivo como se esperaba. ¿Por qué?

A día de hoy podríamos decir que las dos huelgas de mayor éxito en la historia de España fueron las de 1988 y 2002. Ambas tenían un nexo común: se protestaba contra una reforma laboral, y ambas tuvieron el mismo resultado: fueron un éxito y el Gobierno tuvo que dar marcha atrás. ¿Alguien aquí podría apuntar una consigna contundente sobre la cuál se protestó ayer? Sencillamente, no la hay. Ayer protestamos contra algo demasiado genérico: nuestro futuro. Ante esta situación, medir el éxito o no de la huelga se antoja un poco más complicado ya que nuestro Gobierno pasará página, dentro de un par de semanas lo habremos olvidado y todo seguirá igual.

Otro de los motivos que podrían justificar la ausencia de una sensación de triunfalismo es el hecho de que los sindicatos ya no cuentan con el mismo apoyo que antaño. Actualmente, cada vez más gente los tilda de politizados. Las subvenciones que reciben cada año por parte del Gobierno son bastante cuantiosas y en alguna medida, queramos aceptarlo o no, esto afecta su normal funcionamiento: nadie muerde la mano del que le da de comer ¿Y si les retiramos todas las subvenciones y dejamos que se financien exclusivamente de las cuotas de sus sindicados? Quizás de esta forma recuperarían el respeto perdido y sus llamadas a cualquier manifestación alcanzarían mayor calado.

En definitiva, esta huelga general ha dejado claro que existe una crispación social sin precedentes en nuestra país. Mucha gente no hizo huelga por diversos motivos pero eso no significa que no estuvieran indignados con la situación económica actual. El cabreo generalizado es palpable en el ambiente, lo cual me lleva a hacer otra propuesta: ¿y si el día de la huelga se cobrase como un día más de trabajo? ¿No creen que con la coyuntura actual mucha gente descartó hacer huelga simplemente porque no se podían permitir perder un día de ingresos?

En El Blog Salmón | La evolución del consumo eléctrico apunta a un fracaso de la huelga, “Piquetes informativos” en la huelga general: ¿informando sobre derechos? y Sus derechos como trabajador ante la huelga general de mañana
Imagen | Ana_Rey

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios