Sigue a El Blog Salmón

comisiones bancarios

Últimamente cuando oigo hablar de los bancos parece que la idea que predomina en la población es que son unos señores con sombrero de copa y a los que les salen billetes por los bolsillos, y que además se divierten embargando inmuebles (puro hobby), así que me veo en la obligación de explicar qué es un banco. Creo que lo primero es saber diferenciar entre los gestores de un banco y los bancos en sí.

A los gestores de un banco seguramente les conocemos bien. Una gran mayoría son esa gente que no tenía mucha idea de cómo funciona un banco, se han llenado los bolsillos en los últimos años, han obligado a sus empleados a colocar productos muy tóxicos (preferentes) a sus clientes de toda la vida y los han dejado quebrados. Y sí, aquí comparto el sentir de la mayoría, muchos banqueros deberían ir a la cárcel por el pufo que nos han dejado al resto del país. Y ahora veamos qué es un banco.

Bancos, el activo y el pasivo

Como todas las empresas los bancos tienen activos y pasivos. En Actibva lo explican muy bien, pero vamos a hacer un resumen para poder comprender qué es un banco. Los activos son bienes y derechos. Por ejemplo, el dinero que tiene en efectivo o en inversiones o los créditos que tiene concedidos a empresas y particulares. También aquí tenemos los bienes inmobiliarios, como la cartera de pisos que tienen en stock después de las quiebras de empresas inmobiliarias y embargos de particulares.

En el otro lado de la balanza tenemos el pasivo, los derechos que otros tienen sobre la empresa. En el caso de un banco es el capital (el dinero que han puesto los accionistas), las reservas (los beneficios no repartidos), la deuda que haya emitido (los créditos que hayan pedido, bonos emitidos, preferentes, etc.) y como diferencia principal con el resto de empresas, los depósitos de sus clientes. Todo lo que es pasivo son derechos de otra gente sobre el banco. Por ejemplo, los accionistas ponen dinero en el banco para sacar una rentabilidad, pero ese dinero sigue siendo un derecho de los accionistas. Y con los depósitos pasa algo parecido, es dinero de los clientes aunque el banco pueda usarlo.

¿Cómo quiebra un banco?

Visto un resumen rápido de qué es un banco llegamos a la conclusión de que es una empresa algo especial, ya que toma dinero de la gente (depósitos) y concede préstamos a terceros. En el resto es básicamente igual, tiene deuda y tiene accionistas. Normalmente una empresa quiebra cuando el capital desaparece. Por definición el activo y el pasivo debe ser igual, y si por alguna razón los activos disminuyen o los pasivos se disparan entonces se tira de capital. Cuando hay un desfase que el capital y las reservas no pueden cubrir, hay un problema de viabilidad.

En los bancos hay una regulación más estricta. Como concede créditos que podrían entrar en mora, se requiere que el total de los créditos sea financiado en una parte determinada por el capital, no únicamente por los depósitos de los clientes (ya que estos, en un momento dado, pueden disminuir). Es decir, la regulación intenta que el dinero de los depositantes esté protegido.

Por tanto un banco podría entrar en problemas antes incluso de comerse su capital, simplemente porque haya una fuga de depósitos y no haya suficiente capital para cubrir el riesgo de los créditos concedidos. Tiene su lógica lo de proteger a los depositantes, ya que de lo contrario no habría confianza en el sistema financiero y la gente usaría alternativas (guardar efectivo).

¿Cómo se liquida un banco? Situación actual

Si un banco entra en quiebra lo normal sería liquidarlo de forma ordenada. Por un lado se venden los activos (y normalmente en los periodos de liquidación el precio de venta de estos activos es mucho más bajo, ya que se vende a la desesperada) y por otro se compensa a los pasivos con la parte que le toque. En los bancos hay prioridades. Los depositantes tienen preferencia. Luego los bonistas y tenedores de preferentes. Por último los accionistas que normalmente ven como su inversión se transforma en cero euros.

¿Por qué en España no se ha liquidado ningún banco? Por lo mismo que muchas empresas de repente quiebran y echando la vista atrás se piensa “si se hubiera atajado a tiempo no habríamos llegado a esto”. La esperanza de que la situación mejore impide que se haga una liquidación, que dejaría a los accionistas y muchos bonistas a cero, y llegamos a la situación en que es necesario un rescate o habría que tocar a los depositantes.

Tocar a los depostitantes es una locura. Según la legislación Española tenemos un Fondo de Garantía de Depósitos por si el desfase es superior a lo que puede absorber el capital y bonistas, y cada depositante tiene cubierto 100.000 euros. Este fondo se nutre de contribuciones de todo el sistema financiero y no de dinero público (hasta la fecha). Pero el fondo se ha ido usando para rescatar a ciertas cajas y bancos y está seco. Si se liquida cualquier banco para rescatar a los depositantes ahora mismo hay que tirar de dinero público. Quizá hace unos años no hubiera sido necesario.

En definitiva, ¿quienes son los bancos?

Los bancos son sus accionistas, sus bonistas y sus depositantes. Si un banco quiebra los accionistas se quedan sin su inversión. Cuando se piensa en los dueños de un banco se sigue pensando en el señor del sombrero de copa, pero en realidad estamos hablando de gente normal que tiene invertidos sus ahorros en un fondo de pensiones. O que sin saberlo tiene dinero en en acciones a través de un fondo de inversión porque el director de su sucursal se lo recomendó hace años.

Si un banco quiebra, como lo harían algunos en España, también pierden su dinero los que invirtieron en preferentes. Es un producto que nunca debería haber llegado al inversor minorista, pero la realidad es que hoy tenemos esa situación y ante una quiebra el banco no tendría dinero suficiente, en la liquidación, para devolverlo a esa gente.

Y por último, si un banco quiebra, los depositantes pierden dinero. Si tienes menos de 100.000 euros depositados no, pero eso es en teoría, porque el Fondo de Garantía de Depósitos está seco. Para llenarlo hay que meter dinero. ¿Dé dónde sale? Estamos hablando de miles de millones de euros que España no tiene (de hecho, tener déficit significa que todos los meses pide dinero prestado para hacer frente a los gastos corrientes).

Si un banco quiebra, ¿ponemos dinero público para rescatar a los depositantes? ¿A los tenedores de preferentes? Si no lo hacemos nos enfrentamos a una desbandada, nadie siente su dinero seguro en el banco. Si lo hacemos, lo pagamos entre todos, pagan justos por pecadores. Como los Gobiernos no quieren enfrentarse a esta tesitura prefieren rescatar los bancos con dinero público con la esperanza de que el coste sea menor (tanto económico como político).

Conclusiones

Por todo esto cuando oímos hablar de parar los desahucios, hay que tener mucho cuidado. Creo que la entrada que Remo le ha dedicado a este tema es excelente. Por supuesto que podemos intentar parar dramas sociales, pero no podemos dar barra libre porque si dejamos que gente que puede pagar su hipoteca deje de hacerlo simplemente porque no le sale rentable la inversión quebramos todo el sistema. Y eso significa que gente corriente pierde sus ahorros, gente que a lo mejor fue responsable y no se endeudó en exceso, y premiamos a los que hicieron locuras.

Y si garantizamos los depósitos, preferentes, etc. y dejamos que los que tienen créditos no los paguen sin consecuencias, ocurren dos cosas: primero, el Estado quiebra, no hay dinero para pagar todo esto; segundo, los bancos dejan de existir, y con ellos muchísimas empresas, el paro se dispara. Tener bancos no es un error de la sociedad, son un instrumento necesario. Aunque deben estar bien gestionados y no es algo que hayamos tenido, en general, en España.

En El Blog Salmón | Cuestionario para la Asociación Española de la Banca: señalen qué casos consideran como extrema necesidad
Imagen | Eric Caballero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios