Compartir
Publicidad

¿Y si el Brexit no se consuma?

¿Y si el Brexit no se consuma?
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Brexit, o más bien, la potencial tentativa de Brexit, está fundamentada en la ejecución de la voluntad popular que se pronunció en las urnas el pasado mes de Junio. Aquel referéndum trajo por sorpresa el inesperado resultado de que una estrecha mayoría del electorado británico se decantaba por la opción de que el Reino Unido abandonase la Unión Europea.

En aquel momento, no sólo corrieron ríos de tinta sobre la decisión popular en uno de los países que más alardea de su tradición y vocación democrática, sino que también temblaron los mercados en lo que supuso un duro golpe para el futuro del proyecto europeo en su conjunto. Tras la polémica consulta popular, no fueron pocos los análisis de calidad que hacían un balance de la situación, y en muchos de los escenarios posibles que se barajaban, un denominador común era plantearse seriamente la posibilidad de que finalmente el Reino Unido no abandonase el proyecto Europeo.

Un debate que vuelve sin haberse ido nunca

Y Si El Brexit No Se Consuma 2

En la prensa inglesa, la principal (que no única) interesada en el asunto, nunca se ha dejado de mostrar sobre el tapete las cartas de la baraja que suponían que el Reino Unido no consumase finalmente un Brexit que emanó de la voluntad popular del momento. Uno de los mejores artículos sobre el tema, y que expuso con sencillez y a la par con rigurosidad los escenarios abiertos tras el referéndum, es el que les incluyo en este interesante link. Y este debate, que nunca ha abandonado ni las portadas ni las editoriales de los medios británicos, vuelve en las últimas semanas con inusitada fuerza, al calor de los planteamientos de permanencia que se hace ahora parte del poder legislativo, y de una voluntad popular que parece más voluble que decidida.

Lo cierto es que muchos británicos parece que no fueron conscientes del lío en el que se estaban metiendo, ni de que su voto de protesta hacia la Europa Brussel-crática verdaderamente iba a acabar inclinando la balanza hacia el Brexit, cuyo inmediato palo en los mercados les hizo plantearse si verdaderamente había sido una decisión acertada. De hecho, ya en Julio, como pueden leer en esta noticia del diario The Independent, hasta un 40% de los votantes del Reino Unido se declaraba abiertamente partidario de que se hiciese un segundo referéndum, a pesar de la por entonces cercanía del primero. Pero el tema no queda ahí, es más, como pueden leer en esta otra noticia del mismo diario, otros sondeos arrojaban como resultado que 1.2 millones de votantes que habían depositado en la urna una papeleta a favor del Brexit, de volverse a celebrar una nueva consulta, cambiarían el signo de su voto al bando contrario, lo que podría suponer inclinar la balanza haca la opción pro-europea.

La opción más plausible sobre la mesa de evitar el Brexit

Y Si El Brexit No Se Consuma 3

Todos estos datos son lo que está contribuyendo en Reino Unido a echar más leña al fuego de un debate que está polarizando a la sociedad británica. Hasta tal punto está ocurriendo esto que algunos legisladores abogan abiertamente por una segunda consulta o, incluso, por que el poder político no consume finalmente el Brexit. Una de las opciones que más insistentemente se barajan para evitar la ruptura con Europa se basa en que, según la legislación política inglesa, un referéndum no es algo vinculante, y el poder legislativo puede optar por obrar saltándose el resultado de una consulta. La soberanía británica en este sentido recae únicamente sobre el parlamento, y ningún referéndum puede legalmente forzar al parlamento a orillas del Támesis a tomar ningún tipo de acción que no emane de sí mismo.

Aunque es difícil que los miembros del Parlamento decidan proceder en contra de la voluntad popular, legalmente tienen todo el derecho de hacerlo si lo consideran oportuno. Además, una iniciativa por parte del premier británico para apelar al artículo 50 del tratado de Lisboa, único resquicio legal que permitiría a cualquier país abandonar la Unión Europea por sí mismo según pueden leer en este link de The Guardian, debería pasar primero por la debida aprobación del parlamentaria. El caso es que la mayoría del Parlamento es aplastantemente pro-stay, y está en contra del Brexit. Es más, aunque se celebrasen elecciones de emergencia en este momento, las encuestas arrojan el resultado de que éstas parece que no alterarían la composición de la Cámara de los Lores. Por lo tanto, no parece ni que haya salida fácil de este laberinto, ni tampoco forma fácil de quedarse dentro, como analizamos en los párrafos que siguen.

El populismo tiene un apellido distinto en cada país

Y Si El Brexit No Se Consuma 4

Entrando en el campo de lo inexplorado, podemos analizar una serie de factores que pueden llevarnos a entrever ligeramente qué se puede esconder a la vuelta de la esquina de un potencial Brestay. Empecemos analizando con un poco de retrospectiva qué es lo que ha originado y sustenta esa ola política y social que popugna convencida el "Vote Leave". Empecemos diciendo que el populismo es una forma de hacer política que puede venir dentro del espectro ideológico o bien de la izquierda o bien de la derecha. Una vez dicho esto, deberíamos añadir a la coctelera el factor de que hemos sufrido una globalización rápida y agresiva, que ha acabado trayendo a Occidente las terribles consecuencias sobre las que ya les advertíamos hace unos cuantos años en el artículo "El capitalismo contiene la semilla de su propia autodestrucción".

Esta globalización, en vez de diseñarse como un proceso racional y equilibradamente planificado, ha sido ejecutada de forma abrupta y cortoplacista, lo que no ha hecho más que generar en los países desarrollados unas asimetrías y unos desequilibrios que han exarcerbado la conciencia social de ciertos estamentos, y han acabado trayendo un peligroso descontento social.

Y Si El Brexit No Se Consuma 5

La irregular recuperación que ha seguido a la crisis no ha hecho sino acentuar esas incipientes realidades sociales y políticas, que plantaron su semilla durante lo peor de la crisis, y que una vez que han cogido inercia social y medática ya son difíciles de parar. Ahora está muy bien verter líneas y líneas explicando por qué ha ganado Trump, el Brexit u otros, pero, como les enlazaba en el artículo anterior, un servidor alertó de los peligros de cómo se estaba afrontando la globalización cuando aún estábamos a tiempo de poder evitar el problema, en vez de tener que solucionarlo ahora con todas sus derivadas. ¿A qué creen que me refería con que el riesgo casi cierto era que sobrevendría la "chinización" de Occidente? Si no encuentran la respuesta por si mismos, pregunten a cualquier habitante de ese Mid West americano sobre por qué votó a Trump.

Dicho sea de paso que, por el post anterior, algunos me situaban por mis opiniones en la izquierda más izquierdista, mientras que otros me colocaban en la derecha más derechista. Unos pocos supieron ver que mi artículo simplemente era una crítica constructiva para mejorar el sistema, y una llamada de atención para tratar de evitar lo que después ha venido... Un servidor no suscribe ciegamente ninguna tesis, sea de izquierdas o de derechas, por ello considero auto-delatoras esas casi acusaciones que me situaban a un lado u otro del espectro político; mi única interpretación es que será que un servidor y sus lectores tenemos un juicio propio, constructivamente crítico, e independiente. Como una muestra más de ello, y de cómo reflexionar puede ayudarnos a evitar peligros futuros, mis lectores habituales ya saben que les digo desde hace tiempo que es mucho más peligroso un país desarrollado venido a menos, que un país en vías de desarrollo que ralentiza su crecimiento. Precisamente se lo decía con este tipo de populismos en mente.

Y Si El Brexit No Se Consuma 6

Tras el inicio de la crisis, enseguida aparecieron en el panorama político de casi todos los países nuevos partidos políticos que, o bien han hecho propias las tesis más populistas, o bien se han fundado sobre las mismas bases de este tipo de tendencias, canalizando y abanderando las emergentes y efervescentes corrientes ideológicas populares. En todos los partidos hay cierta dosis de populismo para apelar cuando es necesario al sentir más pasional de sus bases de votantes, pero esto ocurre en grados muy diferentes, y podríamos pensar en que un indicador aproximado del nivel de populismo de cada partido está precisamente en la forma de actuar de esas bases, especialmente en el nivel de intransigencia para con otras posiciones distintas a la propia.

¿Y qué ocurriría si finalmente tenemos un Brestay?

Y Si El Brexit No Se Consuma 7

Dicho lo anterior, volvamos al caso británico, que es el que nos ocupa. He de reconocerles que la definición anterior de populista no encaja en todos los partidarios del Brexit; he leído grandes artículos de personas a favor del Brexit exponiendo opiniones más que razonables. Pero el tema es quiénes son los correligionarios compañeros de viaje de estos brexiteers. La respuesta la tendemos en las próximas líneas. Tomaremos como referencia el nivel de intransigencia de esta corriente de pensamiento para con otras opciones ideológicas, y en cómo escudan su agresividad tras la defensa de unos supuestos valores democráticos que sólo abrazan cuando les interesa.

Un dato relevante en este aspecto es el alarmante incremento de las agresiones contra extranjeros en el Reino Unido tras el referéndum del Brexit, incluyendo entre las víctimas a numerosos ciudadanos de la Unión Europea. Según pueden leer en esta noticia del diario británico The Independent, las cifras oficiales cifran este incremento en un 41%. Por otro lado, no hace falta que les refresque la memoria con este link a la CNN sobre el brutal asesinato de la laborista Jo Cox, que hacía campaña públicamente a favor del Brestay, y que fue apuñalada por un brexiteer exaltado en Leeds.

A estos elementos exaltados debemos añadir la corriente general de presión a todos los niveles que ejercen muchos partidarios del Brexit sobre sus oponentes europeístas, de lo que puede darles una ligera idea por ejemplo la llamada de Nigel Farage, líder del UKIP o Partido por la Independencia del Reino Unido, alentando a sus seguidores literalmente a tomar las calles y a llevar a cabo acciones de represalia, como pueden leer en esta noticia. En ella también pueden leer cómo califica de probable que haya disturbios en las calles en caso de que los gobernantes decidan ir en contra de la palabra del pueblo británico, lo cual nadie sabe a ciencia cierta si se trata de una visionaria predicción o una velada y amenazante medida de presión más. Parece que el escenario de una ola de descontento social de proporciones importantes y consecuencias incalculables puede seguir a un Brestay. El Reino Unido está en una encrucijada, atrapado entre el radicalismo de algunos de los devotos brexiteers, y el pánico ante un Brexit suicida que ya está dando las primeras dentelladas al tejido empresaral y financiero del país anglosajón.

Y Si El Brexit No Se Consuma 8

Si lo piensan bien, la raíz del problema está en una pregunta que no se debería haber formulado, o al menos no sin asegurarse que la población tiene en cuenta todas las implicaciones y decide con raciocinio, estando bien informada, y sin dejarse llevar por pasiones irracionales; lo cual soy consciente de que supone casi una utopía en cierto tipo de decisiones y situaciones. Parece que en una democracia se asume incorrectamente que toda decisión popular es correcta per se, y no, simplemente es democrática, de ahí a que sea correcta dista un cuidado sistema educativo, además de un sistema mediático sano y con juicio crítico, y aún con todo ello recuerden que nadie, ni el pueblo en su conjunto, puede adivinar el futuro. Las mayorías democráticas también se equivocan, en lo cual humildemente he de incluirme a mí mismo. El gran peligro del sistema sobre el que se sustenta una democracia, es que puede ser sentenciada precisamente por sus mismos mecanismos democráticos. Eso sí, estos suicidios colectivos cometidos a lo largo de la historia son plenamente democráticos.

Imágenes | Pixabay blizniak | Avopix Michal Parzuchowski | Pixabay PeteLinforth | Avopix Nobacks.com | Pixabay geralt | Pixabay Kaz | Photopin Jeff Djevdet Creative Commons | Pixabay marc-hatot

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos