Compartir
Publicidad

Renovación del precio fijo del libro

Renovación del precio fijo del libro
Guardar
9 Comentarios
Publicidad

Parece ser que el Ministerio de cultura español está pensando en renovar la ley sobre lectura, libros y bibliotecas. La nueva ley, que actualiza la de 1975, apenas introduce cambios en el poco conocido precio fijo del libro.

El precio fijo del libro establece que el editor de un libro es el que tiene que fijar el precio de venta al público. Y sobre dicho precio fijado, insisto, por el editor, los comercios sólo pueden aplicar un 5% de descuento. Es decir, si te interesa un libro en concreto, no busques mucho. El precio oficial es el que es, y como mucho vas a lograr un precio un 5% inferior en algun gran almacén. Esto es así incluso para libros importados, siendo el primer importador el que fija el precio de venta final del libro.

Esto da lugar a situaciones curiosas, como que al comprar el libro directamente al editor, que normalmente disponen de venta por Internet, el precio es el mismo que en una librería de barrio, donde el libro ha pasado por muchos más intermediarios. Precisamente la función de la ley es proteger al pequeño comercio, los libreros de toda la vida. Pero cabe plantearse unas cuantas cosas. ¿Por qué proteger a los libreros y no a los consumidores que, a fin de cuentas, somos mayoría? A los consumidores nos interesaría un precio más bajo, pudiendo comprar directamente a un editor por Internet, que incluso con mayor márgen que el de venta a las tiendas podrían ofrecer un precio ventajoso a los consumidores. ¿Es realmente efectiva la medida? A mi me parece que no, puesto que al final acudimos a las grandes superficies a comprar libros debido a que muchas veces ofrecen el limitado 5% de descuento (por ejemplo, la FNAC) o porque tienen un mayor catálogo y normalmente disponen del libro que queremos comprar. ¿Por qué proteger con esta medida a los libreros pero no con medidas similares a otros pequeños comercios? ¿Son realmente especiales estos comerciantes? ¿Sólo porque tienen una asociación en la que reclaman protección?

Con este tipo de medidas al final el que acaba perjudicado es el consumidor. A veces nos encontramos con situaciones curiosas como que comprar un libro en el extranjero y que lo envíen con mensajero es más barato que comprarlo en España, incluso cuando la edición es la misma. Esto no tiene ningún sentido. No hay márgen para que haya competencia entre importadores.

Los libreros deberían ofrecer un trato más personalizado, aceptar encargos, envío a domicilio y especializarse en un área en vez de pedir proteccionismo, que suele ser lo más fácil.

Vía | ABC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos