Compartir
Publicidad

Hollande se puede enfrentar a la rebelión del fútbol francés

Hollande se puede enfrentar a la rebelión del fútbol francés
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al país galo no le van también las cosas como parecen y el gobierno de François Hollande, se puede enfrentar en breve a la primera huelga del fútbol en Francia por el impuesto aplicado sobre los salarios superiores al millón de euros.

El Eliseo se niega a eliminar la tasa a las clubes de fútbol que paguen salarios superiores al millón de euros, refugio legal que ha realizado Hollande después de que el Consejo Constitucional tumbara la medida por discriminatoria al aplicarse sobre la unidad familiar y no de manera individualizada. Ahora, los clubes de fútbol solicitaron la exención para sus salarios pero el gobierno francés no piensa cambiar la estrategia.

El impuesto al fútbol francés, a examen

El fútbol francés se encuentra en una tesitura similar al español, con dos clubes que manejan la clasificación y los mayores ingresos, como son el PSG y el Mónaco y con el aliciente extra de que Mónaco goza de un régimen fiscal similar a los regímenes forales y que se encuentra exento de esta norma francesa.

El resto de equipos de la liga francesa, ya están avisando que los ingresos los tienen por los suelos, que la venta de entradas ha caído, los derechos televisivos también y que las grandes estrellas del fútbol, preferirán jugar en países con fiscalidad más atractiva que Francia, puesto que al final, este impuesto al club, repercutirá en el salario del propio futbolista.

Las estimaciones recaudatorias por esta medida aplicada al fútbol, generarían en las arcas francesas en torno a 44 millones de euros, con 14 clubes que pagan salarios superiores al millón de euros y unos 120 jugadores en esta franja.

¿Y el resto de empresas, qué?

La liga de fútbol francesa tiene razón, puesto que a impuestos tan dispares, un jugador de primera línea preferirá jugar en UK, Alemania o España en la que los impuestos ya rondan un 46% de media. Si el jugador pacta su salario libre de impuestos, el club francés tendrá que realizar un desembolso muy superior al que realizan sus homólogos europeos, por lo que la liga francesa peligra en comparativa con el resto de ligas europeas.

El problema de asimetría fiscal entre territorios es evidente en todos los sectores, aunque los sectores más afectados son aquellos en los que la movilidad es máxima. Hollande debe ser consciente que Francia tiene un apoyo masivo con el fútbol como España y que poner a los clubes en contra, le puede costar las próximas elecciones, además de destruir un segmento que también genera economía en otros frentes. Esto es equivalente para impuestos con carácter quasiconfiscatorio que es lo que son tributos al 75%.

Pero lo que está claro es que primeras espadas salariales en su segmento y resto de empresas que paguen salarios elevados, también pueden optar por desplazarse a otros países con mejor fiscalidad que tiene Francia. El país vecino está consiguiendo criminalizar el salario importante, que resulte obsceno tener esos ingresos y que sea políticamente incorrecto.

Está claro que es preferible el camino de la uniformidad, la laminación al que despunta, el premio al malo o al mediocre que se recibe castigando al brillante por tener ingresos muy elevados. Esto es lo que se instaura con este tipo de medidas, que sólo benefician realmente al ego de la envidia y que atentan a la lógica natural de cualquier sistema fiscal.

En El Blog Salmón | Las cuatro claves del programa económico de Hollande

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio