Compartir
Publicidad

Siguen los timos en los servicios de tarificación adicional

Siguen los timos en los servicios de tarificación adicional
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son los números que empiezan por 800, y que indican un servicio de tarificación adicional. Suelen ser utilizados por horóscopos, consultorios, servicios eróticos, etc., y suponen un coste de la llamada mucho más elevado que una llamada normal (ya que parte es para la operadora que presta el servicio telefónico y parte para la empresa que está detrás del servicio propiamente dicho).

Ya cuando tenían el código 906 crearon muchísima polémica al provocar que bastantes familias tuviesen que asumir cuantiosas facturas telefónicas por llamadas hechas a un "party line" o a una línea erótica. Esto provocó que desde la Administración se tomaran distintas medidas, como la creación de una numeración especial (los 800), la posibilidad de bloquear estos números desde un terminal (teniendo el abonado que afirmar expresamente su deseo de poder llamar a este tipo de números) o la creación de un código de conducta de obligada observancia y de una Comisión (Comisión de Supervisión de los Servicios de Tarificación Adicional) para vigilar su adecuado cumplimiento. Al parecer, estas medidas han dado un buen fruto, habiéndose reducido en un 75% el número de reclamaciones por este tipo de servicios.Pero, lamentablemente, todavía seguimos viendo cómo determinadas empresas utilizan esta vía para cometer fraude. Habitualmente, este fraude consiste en, con la excusa de un premio o la posibilidad de obtener un trabajo, hacer que distintas personas llamen a un teléfono de estas características y, una vez allí, alargar la llamada tanto como sea posible (enredando en la conversación, manteniendo en espera durante largos minutos, etc.). Al final, no hay premio ninguno, sino únicamente unos minutos pasados al teléfono y cobrados a tarifas estratosféricas.

Otro de los motivos de fraude más habituales suele ser la publicación de este tipo de números (generalmente, en los anuncios por palabras de los periódicos) sin mencionar el coste de la llamada.

Estos y otros motivos son los que han provocado que haya más de 1.100 denuncias y que, de las que han sido investigadas, se haya propuesto cierre o sanción para el 60% de las empresas que estaban detrás. Curiosamente, parece que el grueso de estas denuncias y sanciones se concentran en un número muy limitado de empresas reincidentes. El problema, en estos casos, es la facilidad que tienen estas empresas para desaparecer un día y aparecer al día siguiente con otro nombre para seguir cometiendo los mismos fraudes.

Lo que está claro es que, como consumidores, no podemos bajar la guardia.

Vía | El País Más información | Asociación de Empresas de Servicios de Valor Añadido (AVA) Más información | Comisión de Supervisión de los Servicios de Tarificación Adicional

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos