Compartir
Publicidad

¿Y si no pago la hipoteca?

¿Y si no pago la hipoteca?
Guardar
9 Comentarios
Publicidad

Los tipos de interés han subido en Europa, y las perspectivas de los analistas es que sigan subiendo. Aún hay margen para la tranquilidad, pero no cabe duda de que en este proceso hay muchas personas a las que sus préstamos hipotecarios les van a ir suponiendo cada vez una mayor carga. ¿Qué pasa si esa carga se hace insostenible? ¿Qué pasa si no puedo pagar mi hipoteca?

  • La falta de pago de una cuota es tratada por cada entidad de forma distinta, aunque lo habitual es que sea la propia sucursal quien, durante las primeras semanas, se ponga en contacto con el cliente para conocer los motivos del impago y recordarle, amablemente, que debe pagar.
  • Si la situación se prolonga, los avisos de impago se vuelven más duros, y se comienzan a devengar intereses de demora y las comisiones fijadas en la escritura de otorgamiento del préstamo hipotecario, que pueden estar alrededor del 5%.

  • Si, aun así, en un plazo aproximado de tres meses no afrontamos la deuda pendiente, las entidades intensifican sus contactos (ya desde áreas centralizadas) con el primer objetivo de conseguir el pago de las cantidades adeudadas o, en su defecto, plantear un nuevo plan de pagos (con la posibilidad de realizar una nueva hipoteca) que se ajuste a las necesidades de los clientes.

  • Entorno a los seis meses sin llegar a un acuerdo es cuando las entidades acuden a la vía judicial, presentando una demanda por impago que, una vez aceptada, da lugar al embargo de la vivienda o, en su defecto, de los bienes presentados como aval (si los hubiera).

  • Aún no está todo perdido, y el cliente puede todavía presentar un acuerdo de pago (que inclurá las costas judiciales) que detenga el proceso judicial e impida la subasta de sus bienes. Si esta llega a producirse, la entidad obtendrá de dicha subasta el pago de la deuda (incluídos intereses de demora, comisiones, costas judiciales...) y, si sobrase algo, iría a manos del titular.

Es un camino largo, y que ofrece muchas oportunidades de llegar a acuerdos con las entidades que, en general, estarán más por la labor de aceptar una propuesta de refinanciación. Porque, como me dijo un directivo bancario hace tiempo "no nos interesa tu piso; nosotros somos un banco, no una inmobiliaria".

Vía | El Mundo En El Blog Salmón | ¿Podré pagar mi hipoteca?, Productos para cubrir el riesgo hipotecario

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos