Publicidad

Auge y caída de la producción petrolera de Estados Unidos

Auge y caída de la producción petrolera de Estados Unidos
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

El auge del petróleo en Estados Unidos ha comenzado a mostrar serias grietas que desmienten todas las supuestas ventajas de la teoría de la oferta. La crisis petrolera de 2007 que disparó los precios del barril de crudo a 147 dólares alentó la incursión, por la vía financiera, de la producción de petróleo de esquisto que hoy tiene a numerosas empresas del sector al borde de la quiebra. Es el drama tras el auge, que ha llevado al cierre de plantas y al recorte en la producción en septiembre de 120 mil barriles diarios, la mayor reducción de la historia. Si bien la producción se mantiene en torno a los 9 millones de barriles diarios (casi el doble da la producción en 2007), los bajos precios del petróleo están significando millonarias pérdidas y una dramática subsistencia para las empresas.

Los datos oficiales muestran que la producción petrolera de Estados Unidos ha comenzado a declinar después de alcanzar un máximo de 9,6 millones de barriles diarios en abril. La Administración de Información de Energía ha pronosticado que la producción seguirá en declive durante el próximo año. Esto pone fin al sueño energético de Estados Unidos, que desde 2008 vio crecer la producción de petróleo a la tasa más rápida de la historia como resultado de las nuevas y costosas técnicas de perforación (ver gráfica).

La sostenida reducción de precios que en los últimos 12 meses ha tenido el petróleo ha creado un problema financiero de gran magnitud a las empresas que apostaron por un precio del petróleo en torno a los 100 dólares. Como el costo del petróleo por la vía del fracking está en torno a los 70 dólares el barril, la rentabilidad lleva meses en terreno negativo con el valor del petróleo en 45 dólares.

Este parece ser el resultado que precisamente la Organización de Países Petroleros (OPEP) esperaba lograr. Pese a los baos precios, el cartel petrolero mantuvo agresivamente su nivel de producción para consolidar a la baja los precios y no ceder cuota de mercado. El cierre de las empresas petroleras en Estados unidos ha recortado más de 90 mil puestos de trabajo y amenaza con provocar la quiebra de las instituciones financieras que apostaron por el petróleo.

Este hecho también podría echar por tierra la tesis de Goldman Sachs de que el petróleo llegaría a los 20 dólares. Si se recorta la producción de manera drástica y forzada como está haciendo Estados Unidos, el petróleo puede volver a escalar a los 60 o 65 dólares, justo el margen para barrer del mercado a las empresas que producen por la vía del fracking.

La caída en la producción de 120 mil barriles diarios (y que puede llegar a los 150 mil barriles), significaría que el equilibrio entre la oferta y la demanda puede alcanzarse en el primer trimestre de 2016, mucho antes de lo que ha anticipado Goldman Sachs. Este hecho es lo que ha repercutido en los últimos días impulsando el precio del petróleo hacia los 50 dólares el barril, desde los 40 - 45 dólares el barril que alcanzó en los últimos meses. Es decir, el precio del petróleo podría haber alcanzado su punto mínimo y no seguir retrocediendo. El auge en la producción petrolera de Estados unidos fue el más rápido de la historia pero también el más fugaz.

En El Blog Salmón | Caída en el precio del petróleo, ¿bendición o nuevo drama para la economía mundial?,

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir