Compartir
Publicidad

Los bonos de deuda pública y el nuevo gran casino del euro

Los bonos de deuda pública y el nuevo gran casino del euro
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El descenso de los rendimientos de los bonos emitidos por los gobiernos de Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia, ha sido aclamado como prueba de que la crisis ha terminado y que los inversores deben dar fe a la fortaleza de la recuperación de la zona euro. Sin embargo, lo que ha estado en juego en la valoración de la deuda soberana de estos países es simplemente la especulación del mercado, alentada por las bajas tasas de interés y las políticas de liquidez del Banco Central Europeo. Con sus declaraciones, el BCE ha desempeñado un peligroso juego de demagogia para beneficio de los especuladores. Esto confirma que tras seis años del mayor desplome de la economía occidental, no se ha aprendido nada de la crisis. El estallido y el derrumbe de la burbuja inmobiliaria y crediticia se ha saldado con la creación de otra burbuja: la de los bonos de deuda pública. El mercado de deuda pública en la zona euro se ha convertido en un casino financiero altamente riesgoso que apuesta por más y mayores programas de expansión cuantitativa por parte del BCE. Como se piensa que el BCE está a punto de lanzar una expansión monetaria por valor de 1 billón de euros (€1.000.000.000.000), las apuestas están en todos los frentes porque es una gran oportunidad de lucro masivo.

Esto es lo que ha hecho caer el rendimiento de los bonos de Grecia, España, Portugal e Irlanda a los niveles más bajos en los últimos 3 y 4 años. El rendimiento de los bonos a 10 años de Grecia ha caído del 40 por ciento de hace dos años al 6 por ciento de ahora. El diferencial de rentabilidad de la deuda de Grecia y Alemania que alcanzó un máximo de 3.900 puntos básicos, ha llegado a los 450 puntos básicos. A dos años de casi salir de la zona euro, Grecia ha vuelto al mercado de capitales de la mano de los chicos de Goldman Sachs. Los mismos que le ayudaron a orquestar las cifras fraudulentas de su contabilidad, le asesoran ahora en el mercado de capitales. Sus bonos a cinco años pagan un retorno del 4,95 por ciento y se venden en un abrir y cerrar de ojos.

Bonos-deuda-Grecia-10años

Especuladores en una economía zombie

Este cambio de tendencia del mercado es fruto de las políticas del BCE, que ha anunciado medidas no convencionales en sus programas de compra de bonos y en los accesos de liquidez a la banca. Pero los inversionistas especulativos no son filántropos sino amigos en los buenos tiempos cuando el mercado se mueve en la dirección que les conviene. Tal como ocurrió tras el estallido de la crisis en 2008, serán brutalmente rápidos para salir del mercado apenas cambie la dirección del viento.

Y ese será el momento de la verdad para los países que siguen paralizados por el desempleo y los draconianos planes de austeridad; amenazados por crecientes riesgos de recesión y en desventaja ante un sistema financiero receptor de todos los favores de los gobiernos y los bancos centrales. Este puede ser el momento en que la burbuja de los bonos estalle y quede al descubierto la verdad de una economía zombie que se ha mantenido a medias tintas por el goteo de los fondos de rescate, carcomida en su esencia por la precariedad de un modelo económico altamente dependiente del poder financiero.

Cuando los mercados de Grecia, Irlanda, Portugal y España se vieron en dificultades con el estallido de la crisis, fueron los fondos de cobertura y los especuladores de los bonos de deuda quienes ejercieron más presión en la yugular financiera de la zona euro. Ellos ayudaron a alimentar y potenciar la crisis, y castigaron sin piedad los rendimientos de los bonos de deuda pública, apaciguando sus impulsos tras los planes de rescate de los gobiernos y los bancos centrales.

Como en la crisis 2008/2009, los perdedores no serán los especuladores. Los perdedores serán los contribuyentes de la eurozona que han pagado un alto precio con los recortes y planes de austeridad para varias generaciones futuras. También serán perdedores los contribuyentes de los países más ricos de la UE, a quienes se les cargará la factura del "derroche" de los más pobres para mantener la Unión, aunque esto implique continuar hipotecando varias décadas del futuro.

En El Blog Salmón | Los chicos de Goldman Sachs vuelven a la escena del crimen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos