Compartir
Publicidad

Tenemos nuevos ministros: implicaciones económicas

Tenemos nuevos ministros: implicaciones económicas
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No me ha gustado este post. Habla mucho de política y no de economía. Si me hubiesen dado un euro por cada vez que he tenido que leer eso en éste u otros blogs, igual tenía para el Bentley. En serio, los que dicen eso es curioso que no se paren a pensar lo unidos que están ambos mundos, por mal que nos pese a algunos. El peso de lo público en el PIB ronda el 50% en la mayoría de los países de nuestro entorno. Y la otra mitad de la tarta, la supuestamente gestionada por el sector privado, se halla muy condicionada por este Estado (y no hablo de España) que ha pasado por encima de Montesquieu. Por ello, y aunque a algunos no les guste, es por lo que considero conveniente realizar una valoración de urgencia de los nuevos Ministros desde una perspectiva económica. De urgencia, y con cuatro rasgos, que estamos/estáis de vacaciones.

Me ha encantado la comparación que ha hecho Bernat Soria, el ex-Ministro de Sanidad, entre el periplo de un ministro y la Semana Santa: Domingo de Ramos (to er mundo e güeno), Pasión (larga tortura), Muerte (cese) y Resurrección (amigos y familia que te recuperan). Creo que son clavadas. La pena es que aquí no van a encontrar muchos palmeros, ni cien días de gracia, ni…y es que, en buena medida, ya son conocidos por sus obras. Pasemos un momento por los retos de los seis nuevos ministros.

  • Manuel Chaves, Vicepresidente tercero y Ministro de Cooperación Territorial. El viejo baobab del PSOE. ¿Y cuál se supone que es su cometido económico en el Gobierno? Pues, fundamentalmente el tema de la negociación con las Comunidades Autónomas acerca de los modelos de financiación, del reparto del dinero. Hay quien piensa que ZP le usa como escudo frente a Montilla y la Generalitat, reforzando un perfil menos federalista y tirando de su condición de Presidente del PSOE. Tendrá un trabajo desagradable, que se ve compensando por salir pitando de Andalucía, que será una de las CCAA que peor lo pasé en esta crisis. Como allí no podrán echar la culpa a gobiernos anteriores, y el viejo truco de Bush parece perder fuerza, mejor poner tierra de por medios. En todo caso, no creo que ataquen la raíz del problema. El problema no es de ingresos (el modelo fiscal, cimentado sobre la construcción, se ha hundido, habrá Comunidades y Ayuntamientos en quiebra técnica), el verdadero problema es de gasto.El mensaje debería ser no me pidan más dinero, reduzcan su gasto, reduzcan su poder. Pero va a ser que no.
  • José Blanco, Ministro de Fomento. Con él, al igual que con Salgado, estamos ante el debate de si se necesita una mínima cualificación técnica para ocupar determinados Ministerios. Yo creo que en buena medida no, aunque hay casos sangrantes, como el Ministro de Trabajo. Esto va de gestión, no hay que ser un superexperto, basta con unos conocimientos medios. En todo caso, creo que esta discusión entre políticos y tecnócratas merece un post aparte que seguro que alguno de mis compañeros estará trabajando. Así que, salvado este punto, en el caso de Fomento hay que recordar que es el caballero blanco al que parece encomendado el futuro de nuestro país (a mi jucio, es erróneo). Si la economía esta gripada, se pretende recurrir a políticas keynesianas en las que las infraestructuras van a jugar un palel fundamental. A los ojos de muchos, José Blanco se convertirá en el Richard Gere de Pretty Woman, Ahí teníamos a Florentino Perez en su investidura.
  • Elena Salgado, Ministra de Economía. Han corrido ríos de tinta sobre su nombramiento. Le ha tocado el miura, y, entre nosotros, las expectativas son tan bajas, que solo puede mejorarlas. Tiene suerte. Llama la atención que el Presidente no haya querido o podido encontrar alguien como mayor imagen, con mayor experiencia, con mayor credibilidad, más allá de la Ministra Salgado. Entre nosotros, me recuerda a una versión 1.0 de la Chacón, que sería la new wave. Asisto atónito ante aquellos que creen que esta sobradamente capacitada dada su titulación universitaria, su postgrado y su desempeño ministerial previo de segundo orden. En todo caso, creo conveniente recordar como nos vendieron a Solbes, incluido el mismo, como una garantía frente a la crisis, dada su profunda experiencia y ridiculizando a Pizarro. Eso fue hace justo un año.
  • Trinidad Jímenez, Ministra de Sanidad y Políticas Sociales: Una pena que no se haya aprovechado para finiquitar este Ministerio, y acometer algún tipo de ahorro. dado el reparto competencial de nuestra Constitución su papel más que limitado es ridículo, y pudiera ser cubierto con otro tipo de órgano administrativo de menor nivel que generase una menor burocracia. Parece, entre nosotros, el pago de un favor a alguien que se ha dejado los morros en misiones imposibles.
  • Angel Gabilondo, Ministro de Educación y Universidades: Uno de los factores diferenciales de nuestra crisis, frente a la de otros países europeos, es nuestro bajo nivel educativo. Dijo ZP aquello de que era para el una prioridad. Lo dudo. Dudo mucho que él, o el ex-Rector de la Autónoma sean consciente de los males de nuestro sistema educativo y de como ello incide en nuestra economía, en nuestra productividad. Es su generación de políticos, e incluyo a todos los partidos políticos, la que se ha cargado un modelo educativo que, si no bueno, era mejor que el actual. tengo la sensación de que en este Ministro anida ese falso buenismo del Presidente, por algunas de sus manifestaciones en relación con Bolonia. ¿Alguien conoce a algún político capaz de suscribir lo manifestado por Obama, que renuncia a un modelo educativo que premie el fracaso, en el alumnado y en entre los docentes?
  • Ángeles González-Sinde, Ministra de Cultura: Que decir. Aquellos que navegáis ya sabéis de que pie cojea. Es, con toda claridad, una ministra lobby, un pago en especie a un sector industrial que apoyo al actual gobierno y una provocación hacia aquellos que se han enfrentado con el mismo. Y sin embargo me alegro, creo que personas como ella pueden acabar de hundir dicha industria que no hace otra cosa más que mirarse su ombligo, que pretender vivir del presupuesto público (ojo, no es la única) y que encima, en vez de pretender atraer clientes, los criminaliza. Por usar un símil histórico, es algo así como si en el Reino Unido, en plena Revolución Industrial, se hubiese nombrado Ministro a un representante de la Unión Trade que defendían la destrucción de las maquinas que sustituían el trabajo manual. Una victoria pírrica y el fin de la hipocresía.

Pues eso, que comienzan unos mandatos de Pasión, que diría Soria.

En El Blog salmón|Solbes asegura que la crisis del 93 fue peor, Solbes vs Pizarro reloaded
Imagen|Chesi – Fotos CC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio