Compartir
Publicidad

ALCA, el libre mercado que no será

ALCA, el libre mercado que no será
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este fin de semana se clausuró la IV Cumbre de las Américas, celebrada en Mar de Plata (Argentina), con un gran titular: la ausencia de avances (Chavez habla de "defunción") del proyecto ALCA, el Área de Libre Comercio de las Américas. Este proyecto pretende crear un gran área territorial, desde Alaska hasta Tierra de Fuego, donde no existan aranceles. La propuesta, puesta sobre la mesa hace más de diez años, tiene en Estados Unidos a su principal valedor, parece que se estanca sin fecha de revisión.

Los países de Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), además de Venezuela, se han opuesto a seguir el proceso planificado. Sobre la mesa, un montón de temas en discusión. Y es que, si bien el planteamiento de un Área de Libre Comercio puede parecer a priori interesante desde una perspectiva liberal de facilitar el comercio, la creación de empleo, la optimización de recursos... no lo es tanto cuando es tan grande el desequilibrio entre los distintos países y regiones, tanto en el ámbito económico, como en el social, político, demográfico... A pesar de que en los borradores que se han manejado hasta ahora se habla de un gran objetivo para lograr un "acuerdo equilibrado que aborde la cuestión de las diferencias en los niveles de desarrollo y tamaño de las economías del hemisferio, mediante varias disposiciones y mecanismos", tangibilizar dichos mecanismos está siendo extremadamente complejo.

En muchas ocasiones se cita la creación del Mercado Único Europeo como modelo para el ALCA. Sin embargo, en este último caso el énfasis se hace en eliminar cuanto antes las barreras al libre comercio sin tener en cuenta que, en el caso europeo, de forma paralela se han realizado muchas actuaciones (creación de los fondos estructurales de la UE, unión monetaria, unificación de tipos de interés...) que, pudiendo ser impopulares e imperfectas, han permitido que la instauración de un mercado común se haya hecho de forma más o menos razonable. Sin esos mecanismos, la mera apertura de barreras comerciales hubiese enfatizado los desequilibrios existentes en Europa, igual que lo harían en América.

Los subsidios agrarios de Estados Unidos, los aranceles, los sistemas de protección de propiedad intelectual, el tratamiento de las inversiones extranjeras... son algunos de los puntos de que dificultan, y mucho, llegar a un acuerdo. Unido a las tendencias políticas tan divergentes (desde el neoconservadurismo de la administración Bush a la revolución bolivariana de Chávez), no es extraño que los avances sean cada vez más difíciles. Políticamente se realizarán declaraciones para "templar gaitas" que no podrán, en ningún caso, ocultar el hecho de que el ALCA está cada vez más lejos de convertirse en una realidad.

Vía | El Mundo Más información | Sitio oficial del proceso del Área de Libre Comercio de las Américas Más información | Crónica y Análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos