Compartir
Publicidad

Fondo Monetario Internacional, ¿severidad necesaria o injustificada?

Fondo Monetario Internacional, ¿severidad necesaria o injustificada?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La noticia se ha producido en los últimos días, y ha sido ampliamente comentada. El presidente argentino, Nestor Kirchner, anunciaba la cancelación anticipada de la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional, por un valor de 9.810 millones de dólares. De esta forma, con una decisión de alto calado político, se pone fin a la relación tormentosa que ha mantenido la República Argentina con el organismo presidido actualmente por el español Rodrigo Rato (que, por cierto, ha acogido con satisfacción el anuncio).

¿Se trata de una buena medida, o no? Depende fundamentalmente de la consideración que se tenga al Fondo Monetario Internacional. Se trata de un organismo que presta dinero a países en situaciones complicadas. A cambio, además del pertinente interés, exige la puesta en práctica de determinadas políticas económicas que, en su opinión, pueden dotar de estabilidad a la economía del país receptor de los fondos y, de esta forma, por un lado, asegurar la devolución del crédito y por otro sentar las bases de un funcionamiento autónono en el futuro. Llevado a términos domésticos, es como si el banco, al concedernos un préstamo, nos exigiese (además del pago del préstamo y sus intereses) seguir unas pautas de vida determinadas (no salgas tanto como sales, no gastes tanto en productos de ocio, deberías buscar un trabajo mejor...), y nos vigilase contínuamente para que las cumpliésemos.

Desde luego es un planteamiento incómodo para muchos gobiernos. La pregunta es... ¿además de incómodo, es algo necesario? ¿Si no se hiciera así, tendrían los países la capacidad y la disciplina para poner en marcha reformas que solucionasen las crisis que les han llevado a pedir los créditos? ¿Son las soluciones provistas por el FMI efectivas, o sólo son molestas?

En Argentina parece que lo tienen claro. Esta decisión de librarse del FMI viene después una dura pugna de años sobre la idoneidad de las medidas exigidas por el fondo a los gobernantes. De hecho, el presidente argentino no ha dudado en venderlo como un gran éxito del país, apelando al populismo con frases como "a partir del 1 de enero el trabajo argentino no será para pagar esa deuda al Fondo, sino que será para los argentinos".

Todo esto, en un contexto de solvencia macroeconómica que ha permitido a Argentina utilizar sus reservas para cancelar una parte importante de su deuda con organismos multilaterales.

Ahora bien, ¿está Argentina en condiciones de destinar 1/3 de sus reservas actuales a satisfacer esta deuda? No olvidemos que el nivel actual, entorno a los 27.000 millones de dólares, era tan solo de 9.000 millones en los peores momentos de la crisis vivida hace pocos años. ¿Es el crecimiento y la solidez actual de Argentina algo estructural, o es algo coyuntural? ¿Es descartable que se produzcan nuevas crisis a corto y medio plazo? ¿Se echarán de menos entonces las reservas utilizadas ahora para el préstamo? Me gustó al respecto una frase en un artículo de Eduardo van der Kooy publicado en Clarín: "Los graves problemas del país no desaparecerán. Podrían abrirse a partir de ahora otras perspectivas. Pero convendría extremar la cautela: acaba de concretarse una decisión de Estado, no un pase de magia"

Y, sobre todo: ¿eran las políticas impuestas por el FMI tan malas y perjudiciales como el presidente Kirchner se encarga de afirmar una y otra vez? ¿Serán las políticas propias del gobierno argentino, ya sin la tutela del FMI, más efectivas para el país? ¿O pondrán en situación de riesgo, sin el control externo, la economía argentina?

Muchas preguntas, y seguramente una única respuesta: lo veremos con el tiempo. Desde luego, con esta medida el gobierno argentino asume toda la responsabilidad sobre el futuro económico del país. Si las cosas salen bien, podrán apuntarse un buen tanto. Si salen mal... ya no tendrán el chivo expiatorio del FMI para culparle (aunque apostaría a que acaban responsabilizándole de una u otra forma: no conozco político alguno que asuma responsabilidades por sus errores).

Vía | Alt1040 Más información | Clarín Más información | El Mundo Más información | Fondo Monetario Internacional Más información | Recursos sobre el FMI en Choike.org

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos