Compartir
Publicidad
Publicidad

La dimisión de Manuel Conthe y el rol de la CNMV

La dimisión de Manuel Conthe y el rol de la CNMV
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y Manuel Conthe dimitió. O dimitirá, en realidad, a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa. Además, pedirá comparecer ante el Congreso para explicar los motivos de su dimisión, aunque parece bastante claro que la falta de respaldo del consejo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores a su idea de sancionar a Enel y Acciona por su anuncio de OPA sobre Endesa tiene gran parte de la culpa. En todo caso, él mismo nos lo contará.

Lo cierto es que la sensación que deja esta dimisión, y en general todo el caso Endesa, es que la CNMV tiene unos poderes y unas atribuciones que valen para lo que valen, pero que se ven desbordadas y que resultan insuficientes para controlar operaciones en las que hay en juego intereses más grandes, tanto de tipo económico como político. Es decir, que la CNMV es incapaz de ejercer su papel de regulador con toda claridad, imparcialidad y contundencia cuando se tratan "grandes temas".

Este caso, y la previsible exposición de Conthe, viene a dejar claro que frente a la apariencia de limpieza y transparencia que se quiere dar a nuestros mercados, lo cierto es que hay muchos asuntos que se siguen moviendo en los grandes despachos y que están fuera de los márgenes de actuación que son aplicables a otras empresas más pequeñas o con menos "padrinos".

La dimisión de Manuel Conthe, tras toda una vida vinculada a los cargos públicos con gobiernos socialistas y muy ligado a Pedro Solbes, deja así al descubierto las dificultades de la CNMV para controlar efectivamente los mercados. Y quizás podría entreverse también esta baja como un golpe para Pedro Solbes y sus planteamientos "tranquilos" de "laissez-faire" frente a otros miembros del gobierno más intervencionistas, como suelen ser representados el actual (Joan Clos) y el anterior (José Montilla) ministros de Industria.

Pendientes de las explicaciones de Conthe, creo que su marcha no es una buena noticia. No tanto por su capacidad profesional (que a buen seguro hay otras personas muy preparadas capaces de tomar el relevo) sino por lo que significa para la institución.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos