Compartir
Publicidad
Publicidad

La lluvia en Sevilla... ¿es una maravilla?

La lluvia en Sevilla... ¿es una maravilla?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sucede cada cierto tiempo, y cada vez con más frecuencia. Llegan unos días de lluvias, y algunas zonas de España entran en el caos más absoluto: torrentes, inundaciones, coches arrastrados... "es el cambio climático" dicen algunos. Quizás sea cierto que el cambio climático haga que llueva con más fuerza o con más frecuencia. Ahora, la pregunta que yo me hago es... ¿es normal que cada vez que llueve sucedan estas cosas?

Porque más llueve en otras zonas del país y no son tan habituales estos desaguisados. Y es que, en el fondo, se trata de una mera cuestión económica. Porque ser capaces de sobrellevar condiciones meteorológicas adversas cuesta dinero. Dinero en tener un sistema de alcantarillado y drenaje suficiente. Dinero en tener preparadas las escapatorias necesarias para evacuar el agua. Dinero en mantener limpios todos los desagues y evitar que se atasquen con cuatro gotas. Dinero que no se ingresa si no se permite construir en torrentes y vías naturales de agua. E incluso llegado el caso dinero para asegurar los bienes, las cosechas... La cuestión es que con el tiempo lo que se hace es una apuesta. Si no se gasta ese dinero y al final no llueve, resulta que se dispone de más fondos para invertir en otras cosas. Es lo que en muchas zonas de España se ha hecho tradicionalmente. "Total, si no llueve nunca, ¿para qué vamos a tirar el dinero?". El problema es que cuando sí llueve, no se está preparado. Por el contrario, si se dedican todos esos fondos a prepararse y luego no sucede... se nos queda cara de tontos pensando que hemos gastado el dinero para nada.

Lo que ya me gusta menos es la facilidad que se tiene después para recurrir a terceros, bien sea en forma de indemnizaciones o de solicitudes de zonas catastróficas. La pregunta es... ¿has hecho todo lo que estaba en tu mano para protegerte de la catástrofe? Si la respuesta es sí, y aun así efectivamente hay necesidad de ayuda (porque la naturaleza tiene un potencial descomunal), me parece perfecto que se ayude. Pero si la respuesta es que no, que te has gastado el dinero en otras cosas... ¿hasta qué punto es razonable que el Estado (o sea, todos) asumamos las consecuencias?. ¿Debe el Estado indemnizar, por ejemplo, a quien no contrató un seguro? ¿Debe ayudar a zonas que no invirtieron en las infraestructuras necesarias?

Foto | clspeace

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos