Compartir
Publicidad
Publicidad

Las posibilidades del trueque... ¿hablamos en serio?

Las posibilidades del trueque... ¿hablamos en serio?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todo comenzó con un clip. Enrique Dans reseña la historia de un tipo que, partiendo de un clip rojo y a base de intercambios sucesivos ha conseguido una casa. Y lo basa en el dicho "one man's junk is another man's treasure" o, traducido mal y pronto, lo que a mí me parece sin valor puede tenerlo para otro. Hasta ahí perfecto.

Lo que me ha llamado poderosamente la atención, sorprendiéndome sobremanera, es la extrapolación que hace Enrique en otro post, en el que afirma que ve la posibilidad de mercados emergentes basados en el trueque y de que "con la agilización y el alcance que proporciona la red, lo lógico es que este tipo de sistemas acaben teniendo una interesante relevancia en el futuro".

¿En serio? Vamos a ver, el trueque era la forma primigenia de comercio. Pero era una forma ineficiente: había que buscar a alguien a quien le interesara tu producto pero que, además (condición adicional) tuviese un producto que te gustara a tí. El dinero vino a solucionar eso, eliminando la segunda condición: bastaba con buscar a alguien a quien le interesara tu producto. Independientemente de si él tenía algo que a tí te gustara, él te pagaba con dinero y luego ya tú te buscabas la vida para conseguir lo que tú quisieras, a ese mismo o a un tercero.

Es decir, que los intercambios comerciales con dinero son, por definición, más eficientes que los trueques por el mero hecho de que eliminan una condición para que se produzca el intercambio. Sólo tendría sentido en economías en las que el dinero no funcionase bien, por falta de circulación monetaria o por hiperinflación. El trueque sería entonces una forma de dar estabilidad a los precios o de realizar intercambios comerciales en ausencia de dinero. Pero eso es hacer de la necesidad virtud, y no convierte al trueque en una alternativa interesante en situaciones "normales" de flujo monetario.

El hecho de que la red facilite aún más encontrar a personas que puedan estar interesadas en tu producto y que a la vez tengan algo de tu interés no lo hace más eficiente. Red+trueque es más ineficiente que red+dinero. De hecho, Enrique menciona una web dedicada a intercambios mediante trueque. Pero lo que hace esta web es que, cada vez que vendes algo a un miembro de dicho colectivo, acumulas "euros de intercambio" que luego puedes usar para comprar a otros miembros. Es decir, estás usando dinero. De mentira, pero dinero. No estás haciendo un trueque. Le puedes llamar "euros de intercambio", "billetes del monopoly", "dinero de El Corte Inglés" o "cigarrillos" (como los sistemas monetarios que se desarrollaban en las cárceles). Pero eso es dinero, no trueque. Y supone añadir una complejidad innecesaria, ya que en vez de usar dinero de verdad (del que te aceptan en Truekalia y en cualquier otro sitio) te obligan a usar dinero de mentira. Una bonita forma de restringir la libertad del cliente y de mantenerlo cautivo, ya que se ve obligado a usar ese dinero dentro de Truekalia, en vez de podérselo gastar donde quiera. ¿Y eso es eficiencia?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos