Compartir
Publicidad

Prepárese para una nueva semana de caos y volatilidad

Prepárese para una nueva semana de caos y volatilidad
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se requiere tener una bola de cristal para advertir que la semana que comienza será de gran volatilidad en los mercados. Los decepcionantes datos de empleo en Estados Unidos y el bajo nivel de crecimiento para el producto interno bruto de la zona euro en el primer trimestre de este año (entregados el viernes), dan cuanta de una realidad mucho más cruel de lo que se pretende hacer creer. Si a esto agregamos las caídas asiáticas encabezadas por China y Japón, tenemos el cuadro completo de lo que nos espera.

A medida que la crisis económica se acerca a los tres años de su estallido (agosto de 2007), se hace evidente que se trata de un fenómeno diferente. La actual crisis no tiene relación con otras anteriores y por eso que la recuperación actual es un fantasma. No hay recuperación. Quienes han intentado comparar esta crisis con otras, lo han engañado. Esta crisis no es comparable a ninguna otra dado que tiene su origen en el centro del mundo financiero y su caída es tan estrepitosa como el derrumbe de las torres gemelas. Por eso también es absurda la discusión sobre cuanto tiempo tardará en llegar la recuperación. Tome nota: será lenta, larga y dolorosa.

A lo largo de esta crisis, los políticos se han centrado en mantener las cosas a flote hasta que pase la tormenta. Han gastado grandes sumas de dinero de los contribuyentes tratando de reactivar el crecimiento hasta que la economía esté nuevamente en camino. Han animado a la gente a mantener la fe hasta que las empresas comiencen a contratar de nuevo. El problema es que han desconocido la dimensión del “hasta” y compraron muy rápidamente la idea predominante de la cultura mediática que decía que la crisis sería breve al tratarse sólo de una crisis de liquidez.

Pero como lo he advertido en otros artículos, nos hallamos ante una crisis mucho más grave que una crisis de liquidez. Es una crisis de solvencia, en la cual la economía no es capaz de generar los recursos para mantenerse a flote. Así lo demuestran las débiles cifras del PIB, los magros datos de empleo, la caída de precios y salarios. Por eso el colapso es total. Y como ninguno de los países tiene los recursos para seguir financiando los programas de estabilización actuales, el deterioro continuará. Esta semana asistiremos a ver los nuevos desplomes bursátiles y las nuevas amenazas de suspensión de pagos. El deterioro continúa y estamos muy lejos de una situación sostenible.

En El Blog Salmón | La nueva realidad de los mercados: caos y volatilidad
, La economía global se acerca a un nuevo punto de quiebre
Imagen | artemuestra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio