Publicidad

Ruido bélico por Crimea tensiona crisis de Ucrania y desata el miedo en bolsas mundiales

Ruido bélico por Crimea tensiona crisis de Ucrania y desata el miedo en bolsas mundiales
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los temores de una guerra en la península ucraniana de Crimea hicieron tambalear a las bolsas mundiales y provocaron un hundimiento general. Ante el recrudecimiento de una crisis que ha sido fuertemente alentada por Alemania y Estados Unidos, muchos inversionistas retiraron su dinero de Rusia y el índice RTS de la Bolsa de Moscú se redujo en más del diez por ciento, mientras el rublo cayó a un mínimo histórico. En Frankfurt, Londres y Nueva York los precios se fueron en picada. El DAX perdió un 3,4 por ciento, el FTSE un 2,15 por ciento; el IBEX 35 un 2,33 por ciento y el Dow Jones un 0,98 por ciento. Casi todos los índices mundiales cerraron en números rojos. Como es la costumbre, los inversores huyeron al oro y a los bonos de los gobiernos de Alemania y Estados Unidos.

IBEX 35

Aunque Mario Draghi había señalado que la crisis de Ucrania no implicaba ningún riesgo económico, lo cierto es que esta crisis se está convirtiendo en un polvorín de largo alcance que puede tener enormes consecuencias. Los acontecimientos de los últimos días, tras el golpe de Estado de los neonazis y la extrema derecha ucraniana, han elevado las tensiones en la zona y la respuesta de Rusia, que puede quedar aislado geopolíticamente no se ha hecho esperar y ha movido sus piezas en la península de Crimea donde el 60% de la población se declara de origen ruso (censo de 2012).

DAX

Crimea, Roosevelt y Catalina la Grande

Crimea fue anexado a Rusia por Catalina la Grande en 1780 y cuando Franklin Délano Roosevelt la visitó en 1945 sabía que estaba pisando territorio ruso. Fue Nikita Krushev en un acto controversial quien se desprendió de Crimea en 1954, en la distención del bloque soviético, y se la cedió a Ucrania, con la condición de que Rusia mantendría el puerto de Sebastopol, importante salida a los mares de aguas cálidas que permiten el transporte marítimo todo el año. Los puertos del norte de Rusia están congelados gran parte del año. De ahí la trascendencia que tiene para Rusia la península de Crimea.

FTSE

Por eso que las actuales maniobras pueden ser el inicio de una escalada bélica que tendría en el este de Europa su escenario central y podría ocasionar más daño a un mundo que aún está fuertemente golpeado por la crisis. Las empresas rusas fueron las que más cayeron en este nuevo golpe bursátil encabezados por las acciones de Gazprom, que se desplomaron casi un 14 por ciento. Lukoil y Rosneft perdieron 7,4 y 5,4 por ciento, mientras el título de la mayor institución financiera de Rusia, el Sberbank se sumió en pérdidas de casi un 15 por ciento.

Dow Jones

El IBEX 35 se deslizó 2,33 por ciento y el Dow Jones lo hizo en -0,98 por ciento. A su vez, el precio del oro subió 2,2 por ciento a un máximo de cuatro meses quedando en 1.354,80 dólares la onza troy (31,1 gramos). Las especulaciones sobre la escasez en el suministro de energía elevaron el precio del petróleo hasta un 3 por ciento, alcanzando los 112,39 dólares el barril. Y aunque Mario Draghi insista en que lo que ocurre en Ucrania no tendrá efectos en la economía, los temores a una escasez en el suministro de los alimentos elevaron el precio del trigo en un 7 por ciento y el del maíz en un 5 por ciento. Las consecuencias no se están haciendo esperar y el ruido bélico puede adquirir mayores connotaciones.

En El Blog Salmón | Ucrania y el polvorín que desbordó las miserias de la troika

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir