Compartir
Publicidad
¿Por qué defraudan a Hacienda los futbolistas?
Mundo Laboral

¿Por qué defraudan a Hacienda los futbolistas?

Publicidad
Publicidad

En menos de dos semanas nos hemos enterado de que Javier Mascherano, Xabi Alonso y Neymar están siendo investigados por posible fraude a Hacienda. En el caso del brasileño, se trataría de un fraude cometido en su país, aunque su contratación ya haya sido objeto de polémica en España por los delitos que el Barcelona cometió contra la Hacienda Pública y que han llevado al club al banquillo de los acusados a través de sus representantes.

En los dos primeros casos, parece que los jugadores, que fueron compañeros en Liverpool, usaron la misma argucia fiscal para tributar menos de lo que debían en concepto de derechos de imagen. Algo similar a lo presuntamente realizado por Neymar en su país.

Pero estos nombres no son los únicos ni los más sonados. En este aspecto, Leo Messi también es el número uno, pues el argentino irá a juicio por defraudar 4,1 millones de euros a través de un entramado societario por el que simulaba facturar sus derechos de imagen y su participación en multitud de anuncios y campañas publicitarias.

Pero hay más. Iker Casillas también tuvo sus más y sus menos con el fisco. Samuel Eto’o, Luis Figo o Maradona pertenecen a este club de jugadores de fútbol que intenta pagar menos de lo que deba a Hacienda valiéndose de distintas sociedades que manejan sus derechos de imagen de forma ilegal.

¿Qué lleva a las estrellas del balón a saltarse las reglas fiscales cuando son millonarios? Precisamente eso. Cuanto más ganas, más tienes que pagar en concepto de impuestos –en teoría-, y los futbolistas tienen avispados asesores fiscales que pueden hacer que se ahorren unos millones en este concepto.

Una tributación con un recoveco

Actualmente, los futbolistas tributan a un tipo del 47% por los rendimientos del trabajo derivados de sus contratos. No obstante, el Ministerio de Hacienda establece que siempre y cuando el 85% de sus ingresos proceda de su contrato –y no de los derechos de imagen-, pueden tributar el 15% restante por el Impuesto de Sociedades a un tipo del 28%.

Es decir, si un futbolista ingresa 10 millones y 8,5 proceden de su contrato de trabajo, los 1,5 millones restantes pueden tributar a un 28%. Los 8,5 que le paga su club deben pagar un 47%, casi la mitad. Por ello, muchos intentan pasar por rentas empresariales lo que son rentas del trabajo, pues de pagar un 47% a un 28% hay una diferencia considerable.

Esta salvedad se introdujo en 1996 para evitar, precisamente, la evasión fiscal, pues muchos futbolistas hacían pasar la mayor parte de sus ingresos como derechos de imagen para evitarse ese 47%. No obstante, parece que el remedio se vuelve en contra de Hacienda casi 20 años después, pues ese incentivo está sirviendo a algunos para pagar menos de lo que les corresponde.

¿Pagan mucho a Hacienda los futbolistas?

Este año, los futbolistas han visto cómo su Impuesto sobre la Renta ha descendido del 52% al 47% con la reforma fiscal. Este es el tipo marginal máximo para los que ganan más de 300.000 euros al año –la mayor parte de estas figuras-.

Como bien recordaréis, hace unos años se podía utilizar la famosa ‘Ley Beckham’, por la cual los futbolistas recién fichados podían tributar su sueldo a la mitad, al 24%. Aunque esta ley no entró en vigor por los futbolistas –pues se trataba de atraer talento de todos los sectores-, fue el mundo del balón el que más se benefició, lo que hizo que el Gobierno actual sacara a los deportistas de esta norma en su reforma fiscal de hace unos años.

Así, los futbolistas ven cómo casi la mitad de su sueldo va a parar a manos de Hacienda cada mes. Pero esto no es exclusivo de ellos, pues toda persona que esté por encima del umbral de los 300.000 euros paga lo mismo.

¿Pagan muchos impuestos los futbolistas? ¿Deberían pagar más? ¿Habría que darles más incentivos fiscales para evitar que defrauden? Las respuestas a estas preguntas dependerán de la opinión de cada uno, pero está claro que cuando se trata de pagar a Hacienda, a todos nos escuece el bolsillo. La diferencia es que unos intentan librarse, otros no.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio