Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Termina el juego para Ben Bernanke?

¿Termina el juego para Ben Bernanke?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es probable que un vez abierto el fuego sobre Ben Bernanke, este ya no cese. La nota publicada ayer en The New York Times y sobre la cual hice referencia en Peligra continuidad de Ben Bernanke en la Fed, ha levantado un debate nada convencional. Hasta Paul Krugman, en el mismo New York Times, escribe, con dolor como él mismo dice, sobre este tema, pues fue Ben Bernanke quien lo contrató en la Universidad de Princeton.

Toda la prensa económica ha escrito hoy sobre la continuidad de Ben Bernanke en la Fed, sea para defenderlo o para atacarlo, como Calculated Risk o Brad DeLong.

¿Qué es lo que ha hecho cambiar el destino del presidente de la Fed, y hombre del año para la revista Time? Una de las respuestas sea quizá la pérdida del sillón senatorial en Massachussetts que ocupó desde 1962 el fallecido senador Edward Ted Kennedy. Este hecho ha dejado una herida abierta y obligó al Presidente Obama a acusar el golpe. Las cuentas del primer año de gobierno no son nada de alegres: sólo los cuatro grandes emperadores de Wall Street han salido beneficiados, el resto sigue igual o peor. Krugman intenta ver los pro y los contra de Bernanke. Lo defiende como un gran economista, señalando que nadie como él habría aplicado con fuerza las políticas de rescate masivo que permitieron sacar a la economía del acantilado. Pero también, y como muchos, le critica la incapacidad de detectar los enormes problemas que generó la enorme burbuja de un sistema financiero irresponsable. Ben Bernanke, como gran parte de los economistas ortodoxos, simplemente aplicó la receta del fundamentalismo económico que actúa desconectado de la realidad que se vive.

Tan lejos de la realidad ha estado Bernanke, que hace un año aseguraba que el fin de la crisis se acerca, desconociendo el derrotero de la crisis más severa en siete décadas, con el mayor nivel de desempleo mundial, el enorme endeudamiento privado y los cuantiosos déficit fiscales. Bernanke ha sabido aplicar muy bien la receta, pero dejando en el camino un derrotero de víctimas fatales.

Lo que interesa a fin de cuentas no es que cambien o no a Bernanke de la Fed. Si las políticas siguen siendo las mismas; si el único énfasis sigue siendo el control de precios (tema obsesivo de los bancos centrales), si no hay interés sobre otros ámbitos como la creación de empleo, el equilibrio sustentable, la supervivencia del planeta o la calidad de vida global, ninguna de estas instituciones tendrá sentido en el largo plazo. La economía de pizarrón que diseñó Paul Samuelson y que después él mismo criticó, no puede pretender predecirlo todo como otras ciencias determinísticas. El azar y el comportamiento humano no caben en los sistemas de ecuaciones que pretenden resolver los grandes problemas económicos. La concepción de la economía que ha colapsado con la crisis es justamente aquella que se dejó engañar por los fríos números. Le faltó lo más importante: el rostro humano.

En El Blog Salmón | Peligra continuidad de Ben Bernanke en la Fed, ¿Es Ben Bernanke el hombre del año? Imagen | Ben Murphy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos