Compartir
Publicidad

La historia del auge y la caída del negocio de los pájaros de Angry Birds

La historia del auge y la caída del negocio de los pájaros de Angry Birds
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Era abril del año pasado. Los pájaros de Angry Birds volaban alto tras cerrar un año 2012 con unos ingresos de 152 millones de euros y un beneficio neto de 55 millones. La compañía dueña del juego, Rovio, lo explotaba hasta el límite. Pero, apenas un año y medio después, el guión ha cambiado. El riesgo de depender de un sólo éxito vuelve a dejar clara la dificultad de este sector.

Se las prometían felices. Fundada en 2003, encontró el éxito seis años después. Su crecimiento fue, desde ese instante, fulgurante. Como recordábamos en un artículo hace año y medio, las cifras hablaban por sí solas: crecimiento del 100% en un año y del 57% en su beneficio neto en tan sólo un año, casi doblando plantilla.

Su modelo de negocio tuvo, en un primer momento, en el juego su principal sostén. Los ingresos por compras dentro de la app, por su descarga o por publicidad publicada eran suficientes. Tras el éxito, decidieron explotar aún más la imagen de los pájaros y cerdos, protagonistas del juego. E impulsaron el 'merchandising', llegando a concentrar el 45% de los ingresos totales.

Dependencia excesiva

Sin embargo, todo giraba en torno a esos personajes. Con algunas modificaciones, la materia primera era la misma: ese gran éxito al que iban a extraerle el mayor de los jugos. El problema llegó cuando los usuarios empezaron a sustituirlos por otros personajes de otros juegos. No había grandes novedades y la competencia era feroz.

Encarnaba las características del 'one-hit wonder'. Una compañía que debía prácticamente todo lo que era a un solo juego. Esa dependencia es peligrosa y los hechos no han hecho más que confirmárselo a la firma finlandesa: una caída a la mitad del beneficio operativo y la decisión de prescindir del 16% de su plantilla (130 puestos de trabajo).

¿Le hará cambiar su estrategia? No, el guión, según lo que explicó la compañía, será más o menos el mismo. Tratará de explotar su marca dentro del mundo del entretenimiento (juguetes, ropa o televisión a través de una serie de dibujos animados). Su aspiración es convertirse en una firma similar Disney, pero algunas comparaciones son injustas y, en este caso, aún más. La firma norteamericana no se quedó sólo en Mickey Mouse y al archiconocido personaje le siguieron muchísimos más.

El de los juegos móviles es un sector con una durísima competencia por granjearse la atención (y los pagos) de los usuarios. Y con un riesgo empresarial muy alto, por esa dependencia hacia un sólo éxito. La historia del auge y la caída de Angry Birds es una nueva demostración.

En El Blog Salmón | Angry Birds conduce a Rovio a un 2012 de récord, ¿Qué negocio hay en el sector de los juegos móviles?
Imagen | Oran Viriyincy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio