¿Qué es el Banco de España?

Síguenos

banco de españa


Continuando con nuestra serie de Conceptos de Economía, hoy vamos a hablar del Banco de España, como ente regulador de nuestro sistema financiero, orígenes, funciones y estado actual.

El Banco de España como tal, no es un banco comercial en el cual para comprender toda su figura y funciones, debemos remontarnos a sus orígenes, la evolución que ha tenido en el tiempo con los distintos gobiernos y hechos económicos así como todas las regulaciones que se han impuesto en nuestro sistema financiero.

Un poco de historia

El Banco de España (BdE) fue fundado el 2 de junio de 1782 por la emisión de Real Cédula de Carlos III, en donde su primer nombre y antecesor dentro del mapa financiero fue el Banco Nacional de San Carlos. Este banco es considerado como el primer banco moderno de todo nuestro sistema financiero.

El crecimiento del BdE fue aparejado con las emisiones de deuda pública, como único ente encargado de la gestión y emisión de la deuda pública, que en un principio se denominaban vales reales. Estos vales reales proporcionaban un interés del 4% y tenían propiedades de papel moneda en operaciones al por mayor y en el pago de impuestos.

Esta función de banco emisor de deuda como instrumento de financiación del estado comenzó bien, pero las guerras en las que se sumió España en 1794 y 1812 llevaron el BdE al borde del colapso dado que soportaba toda la deuda estatal en sus cuentas, por un importe aproximado de 300 millones de reales.

Hasta 1829, el Banco de España, soportó esta deuda en la que logró recuperar una parte, dado que el Gobierno instauró de manera definitiva una gestión financiera de ingresos y gastos públicos en este año y pudo recuperar parte de las emisiones de deuda. En los siguientes 50 años, proliferaron distintos bancos locales con la facultad de emitir papel moneda, punto que llevó a la necesidad de institucionalizar un monopolio de emisión.

La creación definitiva del BdE junto con la posibilidad de abrir sucursales por todo el territorio nacional se llevó a cabo con el gobierno liberal de 1854. A partir de esta modificación, el resto de entidades financieras se podían unir a la red de sucursales o no, pero desde 1874, el monopolio de emisión y financiación de la deuda pública se le atribuyó en exclusiva al BdE.

La operatoria como Banco Central

Desde la Ley de Ordenación Bancaria de 1921, se comenzaron a regular las relaciones del BdE con la banca privada al convertir el banco emisor en un banco central. Esta conversión, le atribuyó al BdE las siguientes funciones:
  • Ampliación de capital con cargo a los fondos públicos
  • Inspección de la banca privada con potestad sancionadora
  • Se estableció un tipo de interés preferente para las operaciones de redescuento con los otros bancos
  • Gestión de la política de tipos de cambio con el exterior.

Este último punto, fue el que más problemas creó entre la institución y los sucesivos gobiernos, así como la disponibilidad para compras estatales con las reservas en oro que acumulaba la entidad, punto muy agudizado en la guerra civil.

Las atribuciones que tenía conferidas el BdE en materia de política monetaria le fueron eliminadas con la Ley de Ordenación Bancaria de 1946, en donde su figura quedó a ser un mero instrumento de emisión y control bajo las órdenes del ministerio de Hacienda. En 1962, el BdE fue completamente nacionalizado y hasta la llegada de la democracia, no comenzó a retomar sus funciones de órgano director de la política monetaria del país, como banco central y supervisor de todo el sistema financiero.

Funciones monetarias del Banco de España

Desde 1975 a 1994, el BdE se caracteriza por mantener una política monetaria con una estrategia bietápica. Esta forma de gestionar la política monetaria tiene su explicación porque se persigue un objetivo final controlando una variable intermedia a través de una variable operativa.
estrategia bietapica
Aplicándolo a nuestro sistema financiero, el objetivo final siempre ha sido el control de la inflación y la estabilidad de los precios, perseguido a través del control de la cantidad de dinero en circulación, M3 y M4 y contando variables operativas los flujos de caja de cada momento.

El decreto de independencia y apertura a la UE


En 1994, para integrar a España en la dentro de la unión monetaria de la UE y cumplir con los objetivos de convergencia de Maastrich, uno de los requisitos principales para llevar a cabo esta entrada, era la necesidad de independizar al BdE del control gubernamental para la toma de decisiones en materia de políticas monetarias. Para cumplir este punto, se articuló una Ley de Autonomía del BdE, en donde la dirección de la política monetaria dejó de estar a las órdenes del Gobierno y pasó al BdE.

Desde ese año, se pasó a llevar a cabo una política monetaria con una estrategia directa. En esta estrategia, se prescinde de objetivos intermedios para atacar directamente al objetivo final. En este caso, estos objetivos han sido:

  • Prioridad del objetivo de estabilidad de precios, con un horizonte de medio largo-plazo.
  • Definición precisa del objetivo final y anuncio público
  • Seguimiento de indicadores de los niveles reales de inflación y de las expectativas.

Dado que en 1999 se cumplieron los objetivos marcados por Maastrich para integrar a España en la zona euro, el BdE se encuentra integrado dentro del Banco Central Europeo desde ese año y sus funciones se han quedado en ser un mero ejecutor de las políticas monetarias de la UE.

En la actualidad, la labor principal del BdE, además de trasladar las políticas monetarias impuestas por el BCE, consiste en la supervisión del resto de entidades financieras, concesión y denegación de autorizaciones de operetiva bancaria y queda en un segundo plano, la labor de información proporcionado por su Servicio de Estudios y su Centro de Formación de Alto nivel.

Más Información | Banco de España
En El Blog Salmón | Banco de España
Imagen | losmininos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario