Sigue a

lavado de dinero

La expresión que ha triunfado en nuestro país es la de blanqueo de dinero. Sin embargo, en el mundo anglosajón la que hace furor es money laundering, o lavado (o limpieza) de dinero. Así que si hablásemos de lavanderías de dinero, de tintorerías de efectivo, alguno podría pensar que nos referíamos a que las organizaciones dedicadas a inyectar dinero negro en los circuitos legales, ocultando su procedencia ilegal. Pero estamos en pleno verano, y va ser que este es un tema light, y nos vamos a referir exactamente a eso a lavanderías de dinero en su sentido literal.

Para empezar hemos de ser conscientes de que el dinero tiene una vida útil, tanto el impreso en papel como las monedas. Se deteriora con su uso, huele, es un foco de infecciones, etc. Conclusión, cada equis tiempo grandes partidas son retiradas de la circulación por los Bancos Centrales, destruidas y sustituidas en su caso por otras nuevas. Claro que eso no siempre es así, hay países que no pueden hacer esto.

Tomemos el caso de Zimbabwe que, con el fin de detener el proceso inflacionario que vivía, declaro al dolar estadounidense como moneda oficial. ¿Problema? Que nos encontramos con una economía donde las transacciones en efectivo son importantísimas, y donde dicho efectivo no puede ser impreso (afortunadamente) por sus autoridades. Digamos que hay que cuidar a los dólares de un modo exquisito, so pena de que no nos los acepten por estar rasgado, pegados, etc.

Obviamente, como una parte más de los cuidados que reciben estos dólares tenemos el lavado, literal, de los mismos. Aquí cada maestrillo tiene su librillo, los hay que confían en las lavadoras y están aquellos que lo hacen primorosamente a mano. Eso si, el proceso en seco no parece que sea muy recomendado por los expertos. Del suavizante nadie dice nada.Y si uno no se atreve en casa, tenemos lavanderías que se dedican a ello profesionalmente.

Como si fuese un guiño del destino, en la otra parte del mundo, justo donde se paren estos dólares, hay quien también se dedica al lavado (legal) de dinero. En este caso al lavado de monedas. Me refiero al Hotel Westin de San Francisco, que lo lleva haciendo desde hace 73 años, con el fin de evitar manchar los puños de su clientela, y hoy por hoy, como mera seña de identidad dado el auge del dinero de plástico.

Si alguien se anima le recomiendo hacerlo mejor con monedas que con billetes, para lo que os dejo el siguiente briconsejo numismático.

Vía | El Universal, XLSemanal
En El Blog Salmón | El olor del dinero, ¿Alguien ha comprado pesetas a duro?

Imagen | Images_of_Money

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios