La Alianza de los Contribuyentes: te estamos vigilando

Sigue a El Blog Salmón

Andamos estos días dándole vueltas en El Blog Salmón al tema fiscal. Supongo que influye la incorporación de Remo, la campaña de la Renta, el paquete de medidas de más madera de ZP, etc. Para aquellos a los que no les guste tengo una mala noticia. Me da la impresión de que va a continuar. la sensibilización fiscal va a ir in crescendo, ya no en el El Blog Salmón, si no en la calle. Cuando todo va bien, la gente esta sedada mientras le meten la mano en el bolsillo, pero cuando las cosas van mal la dosis habitual de anestésicos no funciona. Algo bueno ha de tener la crisis.

Creo recordar que era Alfredo García el que presumía que los comentaristas liberales del blog eramos, en nuestra mayoría , iberoamericanos. Me extrañó, aunque claro en algún sitio deben estar aquellos que huyen aterrorizados de los mandamases del Alba. Pero bueno, no es mi caso. No soy iberoamericano. Por eso no me vale ese mensaje de que aquí el sector público funciona mucho mejor que en esos países, o que el sector privado ha demostrado también ser un chico muy malo. Y a eso a pesar de que uno es consciente de que en dichos lares, hay quien tiene la esperanza de que aquí nuestros políticos son una suerte de vírgenes vestales. En este sentido, me he sonreído con este vídeo de Halón disparado, en el que Partes, un periodista brasileño, arremete contra su clase política.

Amigo Luis Carlos, no te engañes. No hay grandes diferencias, ese primer mundo que anhelas no cuenta con una clase política de mucha mejor pasta. No se donde ubicaras a España (aqui dicen que estamos en la Champion League), pero hay un ejemplo casi calcado de lo que criticas, y después de hechos como los descritos siguió siendo Consejera, luego Ministra y más tarde candidata por su partido en las Elecciones europeas. Lady Aviaco le llamaban. Y no ha pasado nada. Y no te engañes, que en la oposición que algunos consideran liberal, hay más de lo mismo.

Uno nunca ha ocultado su pasión por el Reino Unido. Incluso en los momentos más humillantes uno te das cuenta de que salen con bastante más dignidad que el resto. Esos sabios políticos, conservadores, laboristas y ¿liberaldemócratas?, que daban consejos a los gestores de las empresas, de las entidades financieras, esos Padres de la Patria, han sido pillados con el carrito del helado. Si, me estoy refiriendo al escándalo del año allende los mares: toda esa maraña de gastos que los diputados británicos han cargado sobre las espaldas de los contribuyentes. Una demostración de la superioridad de la política sobre el mercado, de lo público sobre lo privado, si señor.

La inmensa mayoría de ellos están dimitiendo. Alguno sugieren que pueden llegar a suicidarse. a todos ellos les rogaría, bien antes de volver al mundo de los mortales, bien antes de pasar a un plano inmaterial, que devolviesen el dinero. No creo que lo hagan, pues dichas dimisiones, dichas amenazas de suicidio, no son consecuencia de un arrepentimiento, si no de que saben que su carrera política se ha acabado. La explicación se encuentra en su sistema electoral que, a diferencia del español, o del de otros muchos países, establece un fortísimo vínculo entre el electorado y su representante. Aquí, por el contrario, con quien uno tiene que estar vinculado es con el que diseña las listas electorales, que no suele mirar en exceso que se hace con el dinero público.

Y es que el anglosajón parece tomarse muy en serio cuestiones que nos parecen tan triviales como el destino de los fondos públicos. Para algunos el gasto público ha de tratarse separadamente de la política fiscal, sin darse cuenta de que son las dos caras de la misma moneda, que una soporta la otra y que en ella encuentra su justificación. Parece como si los impuesto fuesen buenos en si mismos, como si la redistribución de la renta a capón fuese una maravilla (y no me extraña teniendo en cuenta la Constitución que tenemos). Sin embargo, en otras latitudes, parece que les gusta controlar como se recauda, a dónde va ese dinero, con qué criterios se gasta. Y les gusta hacerlo a los propios ciudadanos.

En dicho sentido, me admiro de webs británicas como The Taxpayers´Alliance, o la Alianza de los Contribuyentes. Desde ella, y en el mejor estilo de la red 2.0, los ciudadanos denuncian aquellas practicas fiscales que consideran incorrectas, tanto desde el punto de vista recaudatorio como el del gasto, complementado con blogs, calculadoras fiscales, etc. es apasionante el ver como se usa la web para reforzar la conciencia del contribuyente, de la persona que paga sus impuestos y por tanto tiene derecho a que le justifiquen hasta el último penique, tanto a la hora de quitárselo como a la hora de emplearlo. Hasta el último. Y gracias a la tupida red de colaboradores no parece escaparse de esa vigilancia el municipio más recóndito.

¿Cabría algo similar en España? Desde aquí toda mi colaboración.

Más información | The TaxPayers´Alliance
En El Blog Salmón | Subir los impuestos no es la solución a la crisis, Día de la Liberación Fiscal y el encierro del contribuyente

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios