Lideres asiáticos critican lentitud de europeos para superar la crisis

Sigue a

WEF

Terminó el Foro Económico Mundial de Davos y aunque las risas se las llevó Christine Lagarde, la directora del FMI, cuando mostró su bolso y dijo “vengo a buscar dinero para Europa”, las palabras más golpeadas las pronunciaron los asiáticos. Donald Tsang, jefe ejecutivo de la banca de Hong Kong, no vaciló en responder al pedido de Lagarde:

“Asia se enfrentó a finales de los 90 con una gran crisis financiera. Pero con lo que estoy viendo ahora y lo que está sucediendo en la zona del euro, tengo miedo, mucho miedo. En su momento, nosotros mismos resolvimos nuestro problemas en Asia, garantizando rapidamente los préstamos de inversiones para no matar a la economía. Y adoptamos también medidas duras y rápidas. Los líderes de la zona euro llevan meses discutiendo por una reducción de la deuda griega de un 30%, un 50% o un 70%... Y lo que se requiere son acciones en el acto; acciones rápidas. Dejen de dilatar! Hay que restablecer la confianza, ¡ahora!”

Tsang no sacó las risas de Lagardé, sino muchos aplausos. Y cuando le tocó el turno a Motohisa Furukawa, el ministro japonés de finanzas, recordó que Japón ya ha financiado el 16% de la estabilidad financiera de la eurozona, y que si bien están dispuestos a hacer un mayor esfuerzo, les preocupa la lentitud europea para enfrentar la crisis, y el contagio global que esta lentitud puede crear en los países emergentes. “Independientemente de cualquier cortafuegos que puedan crear, lo que los mercados miran, son las economías de base nacional. Sin una acción firme por parte de Europa, no creo que los países en desarrollo como China, Brasil o Rusia estén dispuestos a pagar más dinero al FMI”

Aprovechando la ocasión, hasta el Viceprimer Ministro de Turquía, Ali Babacan, sacó su lanza:

“Toda persona debe mantener su casa limpia y ordenada. Desde el año 2009 que hemos sido cautelosos en Turquía, y hemos reducido el déficit, lo que podría sorprender a nuestros socios. Tuvimos un crecimiento del 9% en 2010, y de un 8% en 2011. Esto es fruto de los esfuerzos, y los europeos, al igual que los estadounidenses, deben poner de manera rápida en orden sus hogares. Nadie puede imaginar que Europa deje caer a uno de los suyos, como Grecia.

Pero la lentitud con que los líderes europeos han enfrentado la crisis, se ha convertido en la mayor amenaza para el desmembramiento de la eurozona. Los líderes europeos siempre han mirado la crisis desde la retaguardia y nunca han podido adelantarse a los hechos. A tres años del estallido de la crisis griega, se sigue hablando de Grecia en todos los frentes. Este titular de El Economista no deja de ser elocuente España podría seguir el camino de Grecia y provocar el fin del euro. Los planes de austeridad, las políticas cortoplacistas y la larga negación de los problemas evidentes, están pasando la cuenta a la eurozona. Por algo en Davos, una encuesta a los asistentes en la cena de despedida, dio cuenta de las dudas que hay en torno al euro. Si bien este año la moneda única podrá estar a salvo por la millonaria inyección de liquidez del BCE, un 30% asegura que el euro tiene sus días contados.

Imagen | World Economic Forum

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios