Nuevo gobierno español olvida promesa y anuncia más recortes y nuevos impuestos

Sigue a

Como muy bien ha dicho Remo: tenemos la buena costumbre de culpar al gobierno anterior cuando nos vienen mal dadas o se tienen que aplicar políticas que no son del agrado de la sociedad o incluso contrarias al discurso previo que se ha mantenido. Aunque todo el mundo conocía esta crónica largamente anunciada, y pese a que a lo largo de la campaña e incluso en el debate de investidura, Mariano Rajoy dijo que no subiría los impuestos, a la hora de la verdad la ministra mejor valorada por los lectores, debe pronunciar las temidas palabras: “habrá subida de impuestos… y más recortes en el gasto público”. Y esto es solo “el principio del principio”. Recordemos que a los funcionarios se les ha bajado el sueldo

Como el déficit español para el año 2011 se estima que llegará al 8% (dos puntos por encima del esperado 6% que prometió el gobierno anterior), el nuevo gobierno deberá aplicar una batería adicional de recortes presupuestarios para evitar que esta cifra supere los 27.000 millones de euros. El ministro Cristóbal Montoro ha culpado al gobierno anterior de “no haber dicho la verdad a los españoles”. Y pese a que el presidente Mariano Rajoy prometió hasta el último momento, incluso en el debate de investidura, que no subiría los impuestos: “Voy a mantener mis compromisos electorales”.... “El mayor esfuerzo no puede recaer en los ciudadanos, tiene que ser de las Administraciones”, los recortes alcanzan un nivel brutal y sólo alargarán y profundizarán la recesión en España, aumentando más el desempleo.

Con la subida de impuestos y los recortes presupuestarios, en España se agravará la recesión y el estancamiento. Si la tasa desempleo se ubica hoy en el 22%, con estas medidas no tardará en llegar al 25%. Al caer el gasto, también cae la recaudación tributaria en una espiral de retroalimentación negativa altamente destructiva por la velocidad de su propagación. Los déficit no sólo son una consecuencia (como se tiende a hacer creer) del mayor gasto público, sino también de la caída en el consumo privado y la recaudación tributaria.

La cadena de sucesos en esta etapa de aceleración de la crisis es bien conocida: la caída en la demanda arrastra a la quiebra de empresas y las quiebras de empresas socavan la solvencia de los bancos provocando el acentuamiento de la espiral deflacionaria. El precio de los activos (como los bienes inmobiliarios) siguen en descenso. Y como el entorno europeo mantendrá la tendencia a la baja que estableció en 2011, la recesión se hará más severa y permitirá demostrar que las cosas se pueden hacer peor, incluso, que el gobierno anterior.

Vía | Público.es
En El Blog Salmón | Si el PP culpa de los recortes a Zapatero, no le creas: 4 medidas para recortar 24.000 millones sin subir el IRPF

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios