Compartir
Publicidad

Sí y no a los cambios en Educación Primaria y Secundaria

Sí y no a los cambios en Educación Primaria y Secundaria
Guardar
57 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El Consejo de Ministros de ayer aprobó toda una batería de reformas en el sistema educativo con el fin de ahorrar 3.000 millones de euros. Alejandro comentó ayer el aumento de los precios de la universidad pública y coincido con él en que los grandes perjudicados serán aquellos estudiantes con rentas más bajas.

Sin embargo, me gustaría hacer también un pequeño repaso a las medidas referentes a la Educación Primaria y Secundaria, que han pasado un poco de puntillas en la prensa nacional y que a mi juicio son bastante significativas.

Más alumnos por clase implica menos calidad

Entre ellas, la que más me ha llamado la atención es la que se refiere al incremento del ratio de alumnos por clase. Actualmente la LOE marca un número máximo de 25 estudiantes por aula en Primaria y 30 en Secundaria. Con la reforma aprobada ayer este ratio se incrementará un 20%, lo que significa que en cursos de la ESO se aceptarán hasta 36 alumnos por clase, lo cual me parece una auténtica barbaridad.

Esta medida viene a confirmar lo que ya llevo temiéndome desde hace años: quieren que los institutos sean guarderías donde los padres dejan a sus hijos mientras van a trabajar. Si el objetivo último era mejorar la calidad de la enseñanza, acaban de pegarse un tiro en el pie. Una clase con 36 adolescentes de hoy en día es una jungla y el profesor un domador. Espero que no pretendan que de allí salga algo útil porque eso no va a pasar.

En mi época, hace unos 15 años, nos apiñaban a un montón de alumnos por aula y no pasaba nada. Sin embargo, la figura del profesor de entonces era respetada por el resto de la sociedad y lo padres jugaban en el mismo equipo que los educadores. Eso hoy en día no pasa, como ya he explicado en otras ocasiones, por lo que aumentar el número de alumnos por clase supondrá un ahorro en las arcas públicas con un cargo a la calidad de la enseñanza que no merecerá la pena.

Más horas de trabajo para los profesores

El segundo cambio significativo aprobado ayer se refiere al incremento en las horas lectivas del profesorado: a partir de ahora los profesores impartirán 25 horas en Primaria y 20 en Secundaria. El objetivo aquí es ahorrarse el dinero de algunos interinos, lo cual me parece bien dados los tiempos que corren y la baja productividad de muchos IES, pero han vuelto a quedarse cortos en un aspecto.

Aunque en Primaria las 25 horas semanales son correctas y más sería excesivo, en Secundaria, como digo, se han quedado cortos. La educación concertada y privada ya supera las 25 horas semanales de trabajo y no pasa nada. Yo, mismamente, tengo un horario de 25 horas a la semana con un mes de vacaciones al año y jamás he padecido problemas psicológicos derivados del estrés. La educación quema, quizás un poco más que el resto de trabajos, pero no es necesario poner el grito en el cielo. Peor están los que trabajan en la obra.

Otras medidas de ahorro

El resto de medidas aprobadas son un poco más light pero también merecen su mención en estas líneas:

  • No se podrán crear nuevos complementos retributivos. Supongo que coincidiréis conmigo en que los que hay son suficientes.
  • Las bajas inferiores a diez días se afrontarán con recursos del propio centro: si falta un profesor lo cubrirán sus compañeros sin cobrar. Esto sólo pasa en la educación.
  • Los módulos de FP de 2.000 horas se aplazan al curso 2014-2015.

En definitiva, un paquete de medidas poco agresivo en según qué aspectos con el que se pretende ahorrar 3.000 millones de euros y que en líneas generales bajará la calidad de la educación en nuestro país, principalmente por el incremento en el número de alumnos por clase.

En El Blog Salmón | Profesor de secundaria: una profesión en crisis, ¿Tiene el sistema educativo español?
Imagen | Tulane Public Relations

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos