El secreto de España para crear más empleo que Alemania y Francia juntos: partir de tener mucho más paro

El secreto de España para crear más empleo que Alemania y Francia juntos: partir de tener mucho más paro
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

A pesar de la elevada inflación y del rumbo, sin frenos, hacia una recesión económica motivada por las tensiones geopolíticas internacionales, España se consolida como un país referente en la creación de empleo. A pesar de suponer apenas un 10% de la economía de la zona Euro, el Ejecutivo de Sánchez saca pecho y presume de crear un 33% de los puestos de trabajo, aunque solo suponga el 10% de la economía del euro.

Según los últimos datos de Eurostat, publicados el 15 de noviembre, España registró un incremento en la tasa de ocupación del 3,4%, en comparación con el mismo periodo de 2022. Así pues, entre el tercer trimestre de 2022 y el tercer trimestre de 2023, la ocupación aumentó en unos dos millones de trabajadores en la zona Euro. De ellos, 700.000 pertenecen a España.

Si se hace una comparativa, los 616.000 nuevos puestos de trabajo españoles, superan con creces a los 371.000 de Alemania o a los 196.000 de Francia (países más poblados de la UE), los países más poblados de la UE. También superó a Italia, que presentó 423.000 nuevos ocupados.

Las claves de estas buenas cifras

El motivo por el que España es el país de la Eurozona que más empleo genera es claro: es el que tiene más desempleo. La situación de España es realmente incierta. Los trabajos ofertados son cada vez más temporales y dependen estrictamente de la época del año, pues en función de ésta, el sector servicios incrementa su tasa de ocupación significativamente.

Así pues, aunque en periodos como Semana Santa, verano o Navidad pueda incrementar su tasa de ocupación, posteriormente destruye una gran cantidad de empleo. En Europa, existe mayor estabilidad al respecto.

Otra de las causas es el aumento del empleo extranjero, contabilizado en unas 330.000 personas en solo un año. Esto puede suponer hasta medio punto más en el PIB y ayudaría a explicar que se hayan batido todas las previsiones que apuntaban a que solo se crecería un 1% durante los primeros meses de 2023.

Del mismo modo, la crisis energética, derivada del conflicto entre Rusia y Ucrania, da más poder a los países independientes en este aspecto. El mayor uso de renovables y la presencia de instalaciones para procesar gas natural licuado (GNL), aporta mejores datos al respecto.

El aumento del nivel de exportaciones, también está derivando en unas buenas cifras económicas para el conjunto del territorio nacional. Y es que la exportación de servicios no turísticos es uno de los grandes baluartes del país, apuntando a un reequilibrio interno en la zona euro. No obstante, hay que tener en cuenta que España aplica una dura receta: la devaluación interna.

Así pues, para crecer en exportaciones y ganar competitividad en el mercado exterior, recorta salarios y apuesta por empleos de peor calidad. De este modo, se crea más empleo, aunque precario, y se destruyen más puestos de trabajo. Se repite la dinámica de anteriores ocasiones: el sector exterior suele salir al rescate en las profundidades de las crisis cuando, las familias deprimen el gasto y las compañías reducen costes.

Además, con la disciplina fiscal europea suspendida por ahora, el consumo público ha supuesto un tercio de la totalidad del crecimiento del año 2023, especialmente, debido a la inversión de las diferentes regiones españolas en materia de sanidad y educación.

Los expertos apuntan a que 2024 experimentará un aumento del empleo y de la productividad, además de los niveles de exportación (de servicios turísticos y de bienes). Si bien es cierto, los buenos datos de empleo que España tuvo el pasado mes de marzo se deben esencialmente a la reforma laboral, aunque es necesario que se actúe contra la excesiva temporalidad existente en el sector público.

Análisis externo

Las estimaciones del Citi (la banca estadounidense de referencia) apuntan a un avance del 1,5% en 2024 para España y Grecia, y del 1,2% para Portugal. Por detrás quedaría Italia, con un 0,5% estimado, y Alemania, que crecería al menor ritmo de los cinco, un 0,2% interanual. Alegan a un mercado laboral fuerte y un gasto progresivo del NGEU, capaces de respaldar el crecimiento en 2024-2025 con una recuperación de ingresos reales.

El crecimiento más rápido del empleo en España no ha venido acompañado de un mercado laboral más ajustado o por una serie de presiones salariales más fuertes. El apoyo viene de una oferta cubierta por tasas de participación más elevadas y una inmigración más fuerte.

Desde Citi aseguran que España e Italia mantienen la mayor tasa de fuerza labor infrautilizada de la zona Euro, debido al desempleo estructural y a un nivel elevado de inactividad.

El futuro de España

De igual modo, desde Citi puntualizan que España se vería beneficiada del apoyo fiscal y Next Generation. El sector público en España disparó su gasto en un 12% desde 2019, superando al 2% del sector privado. A largo plazo se podrían generar consecuencias negativas para el país. A corto plazo mejora el crecimiento potencial a base de estímulos fiscales, pero a largo plazo serían graves problemas para España.

A esto se suma la subida de tipos por parte del BCE. El crédito en España se ha reducido, al igual que en Italia (más que en el resto de la zona euro), lo que ha supuesto una caída en la demanda de casas y una menor inversión por parte de las empresas. De ahí que el empleo en sectores estratégicos como la construcción no acabe de relanzarse.

Temas
Inicio