FMI y Banco Mundial buscan una tregua en la "guerra de divisas"

Síguenos

World Bank


El espectro de una guerra mundial de divisas recorre el mundo y así lo han entendido finalmente los líderes del FMI y del Banco Mundial, que se reunen en Washington junto a los ministros de finanzas y banqueros centrales de 187 países. Se busca calmar las tensiones monetarias latentes que amenazan con arrastrar a una recuperación económica lenta y desigual, tras las últimas medidas de Japón, Suiza, Brasil y otros países, que han esterilizado los efectos monetarios de la apreciación de sus monedas, acercandonos a la Gran Depresión de los años 30 por el impacto negativo de estas medidas proteccionistas.

Aunque no se espera que ninguno de los grupos emita una declaración oficial, el crucial tema de la guerra de divisas será discutido en las reuniones ante las preocupaciones de que los países están debilitando intencionalmente sus monedas para impulsar su crecimiento por la vía de las exportaciones. Si hasta hace algunas semanas China era el centro del debate sobre la manipulación de la moneda, la reciente devaluación del yen realizada por el Banco Central de Japón debilitó la estrategia occidental adoptada contra China. En Beijing han señalado que están dispuestos a permitir una gradual revaluación del yuan para no crear un shock interno que podría desestabilizar al país.

Los Estados Unidos han recibido fuertes críticas por la caída del dólar, lo que ha llevado a los inversionistas a buscar rendimientos mejores en economías como Brasil, haciendo subir los precios de los activos. La caída del dólar para Estados Unidos es un tumor benigno dado que puede impulsar sus exportaciones. Pero se debe teber en cuenta que el comercio mundial vive un serio desplome por la debilidad de la demanda en las economías industrializadas.

La mayoría de las economías avanzadas no están creciendo lo suficientemente rápido como para reducir el desempleo, a pesar de los billones de dólares inyectados por los gobiernos y bancos centrales, dando cuenta de un fenómeno muy complejo que para algunos ha pasado a ser estructural. Las opciones actuales para proporcionar un mayor estímulo económico son limitadas, ya sea porque la política o los acreedores les impide acumular mayores montos de deuda pública.

Hasta que los países industrializados no encuentren su equilibrio, los mercados emergentes serán la mayor fuente de crecimiento mundial. Hasta el momento, se espera que los países emergentes puedan crecer tres veces mas que las economías avanzadas. Pero no existe ninguna certeza de que estos países lograrán esquivar el descenso de los países desarrollados. La alternativa de una recaída en los países emergentes está vigente yes lo que mantiene en suspenso a los mercados del mundo.

En El Blog Salmón | Cómo y por qué estamos en una guerra de divisas, Los mercados financieros son el “talón de Aquiles” de la recuperación
Imagen | Shiny Things

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios