Publicidad

La Liga se olvida de la crisis: 530 millones en fichajes

La Liga se olvida de la crisis: 530 millones en fichajes
25 comentarios

Publicidad

Publicidad

El mercado de fichajes ya ha cerrado –por mucho que le pese a Florentino Pérez- después de dos meses de rumores, confirmaciones, presentaciones, despedidas, llantos, etc. Aunque lo que más importa a los hinchas es que su equipo haya logrado hacer una buena plantilla para afrontar con garantías la competición, aquí nos vamos a ocupar de la parte que no interesa tanto al aficionado pero que es básica para la supervivencia del club: la económica y financiera.

Este verano, los equipos españoles de primera división se han gastado 528,9 millones de euros, unos . Con una salvedad: ni Real Madrid ni Barcelona han sido los que más han gastado. El testigo del equipo culé lo ha cogido el Valencia, que ahora tiene un multimillonario dueño asiático –Peter Lim- al que no le importa tirar de chequera para hacer un club ganador.

En total, el equipo valenciano se ha gastado 140 millones de euros en ocho jugadores. Por detrás se han quedado el Real Madrid y el Atlético, con unos 100 millones cada uno. Este último, además, ha hecho el fichaje más caro: Jackson Martínez por 35 millones. Por su parte, el Barcelona, que está ‘sancionado’ sin poder fichar hasta enero, se ha gastado 56 millones.

Así, los equipos de fútbol vuelven a la dinámica compradora de 2007, antes del estallido de la crisis, aunque ahora tienen unos límites –el Fair Play financiero de la FIFA o los de la propia Hacienda española- que les hacen ajustar sus presupuestos. Por eso, hay algunos que no pueden permitirse el lujo de contratar ni a un jugador, como es el caso de Sporting de Gijón, Getafe y Eibar, que han tirado de las cesiones para cubrir las posiciones que tenían más débiles.

¿Se está gestando otra burbuja en el fútbol?

Los datos, pues, hablan por sí solos: los clubes de fútbol han vuelto a perder el miedo a gastar tras una dura crisis que se llevó por delante muchos proyectos deportivos sustentados por el ladrillo. Ahora se buscan nuevos patrocinadores, socios e incluso dueños con dinero fresco, que normalmente llega de Asia, para poder relanzar a los equipos.

El Valencia, el Atlético de Madrid y el Málaga –pero con dinero árabe- son algunos de los principales ejemplos de cómo el capital extranjero se ha hecho hueco en el fútbol español. Pero no hay que olvidar que el Real Oviedo cuenta entre sus accionistas con el distinguido Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo con una fortuna estimada de más de 77.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

Pero claro, mientras estos multimillonarios llegan y empiezan a comprar jugadores y a hacer nuevas promesas, la deuda va engordando y Hacienda ya no se anda con tonterías –veáse el caso del Elche este año-. Aunque la deuda se va reduciendo, todavía sigue siendo estratosférica. Nada menos que a más de 2.700 millones de euros que deben entre todos a Hacienda, según los últimos datos disponibles de las cuentas de 2014 publicados por la Liga de Fútbol Profesional de los clubes de primera y segunda división.

Y, aunque va en descenso, las cantidades todavía les queda mucho camino por recorrer para librarse de un lastre que pone en peligro hasta su propia supervivencia. Es difícil –por no decir imposible- que un grande desaparezca por esta deuda, pero muchos pequeños se han ido quedando por el camino.

Por eso, los clubes de fútbol todavía no deberían lanzar las campanas al vuelo y mostrarse más comedidos con sus aventuras veraniegas, aunque tengan detrás el brazo protector de un millonario llegado desde otro continente. Al final, eso puede acabar generando otra burbuja y ya saben ustedes lo que acaba pasando con las burbujas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir