Compartir
Publicidad

Impulsando los medicamentos genéricos

Impulsando los medicamentos genéricos
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Los medicamentos genéricos son aquellos que una vez expirado el periodo de vigencia de una patente son comercializados por otras empresas bajo su nombre químico. Así una empresa farmacéutica descubre un principio activo, lo investiga, desarrolla, patenta, comercializa y tras un periodo, de hasta veinte años, pasa a ser de uso público, con lo que cualquier otra empresa avalada por el Ministerio de Sanidad puede comercializar el producto. Ello lleva a que el mismo, repetimos, mismo medicamento pueda llegar a venderse por un precio mucho menor, reduciendo de forma efectiva el coste de los medicamentos entre un 25 y un 50%. La clave para distinguir un genérico es que lleva inscrito en el envase la sigla E.F.G. Una explicación que es por lo visto necesaria visto los datos que se dan sobre su desconocimiento por un gran número de españoles. En España el concepto fue introducido en 1997 si bien Estados Unidos, pionero a nivel mundial, lo había hecho ya en 1985. Aún así la idea no ha calado en el mercado español ni en sus instituciones. Tan solo un 5% de los fármacos vendidos en España son genéricos frente a un 40 o 60% en los países de su entorno. Esto supone no solo una falta de ahorro para las familias si no para el Sistema Nacional de Salud. Se calcula que el ahorro por la utilización de genéricos es de 6.000 millones de euros en el Reino Unido, de 3.000 millones en Alemania, 2.000 en suecia y tan solo 195 millones de euros en España. Es por ello que el gobierno se ha embarcado en una campaña de concienciación que incluirá a los profesionales que hoy siguen teniendo reticencias a su utilización, con un 28% de los médicos y farmacéuticos que muestran dudas, en gran parte porque la mayoría de la información, y, no olvidemos, incentivos que reciben proviene de las grandes empresas farmacéuticas. Un aumento del 10% en su utilización, del 5 al 15%, supondría un ahorro de 650 millones de euros anuales para el Sistema Nacional de Salud. Buena iniciativa aunque se verá el resultado a futuro con un gran número de españoles que no entiende el concepto y que tiene mucha confianza en un nombre, una marca que siempre han visto. Y es que siempre fue más fácil pedir en la farmacia una Aspirina que un Ácido acetil salicílico.

Vía | El correo digital En el Blog Salmón | Medicina Clinton

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos