Compartir
Publicidad

Nuestros ordenadores en riesgo

Nuestros ordenadores en riesgo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Muchos de los lectores habituales de blogs somos usuarios intensivos del ordenador, conscientes de los riesgos existentes en su uso (virus, troyanos, adware, etc.) y familiarizados con las herramientas y las normas básicas de actuación para prevenir sus efectos. Y aun así, raro es el que no ha tenido alguna mala experiencia en este sentido. Así que, si extrapolamos la situación a todos aquellos con más desconocimiento, nos podemos imaginar la magnitud que tiene la presencia del llamado "malware" o software malicioso entre nuestros ordenadores.

Según un estudio elaborado por INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación), 7 de cada 10 ordenadores han sido afectados por este tipo de software. En este estudio se ha tomado una muestra real de ordenadores en los que se han instalado unos sensores capaces de detectar estas incursiones maliciosas. Es decir, los datos del estudio son ataques reales, no encuestas a usuarios, y demuestran hasta qué punto estamos expuestos a todo tipo de incursiones. A nivel personal, nos puede llegar a dar mucha rabia perder determinado tipo de información o de documentos personales, o sufrir el rendimiento ralentizado del ordenador por la instalación en memoria de determinados programas. Pero no es ahí donde terminan los problemas del malware, ya que son la vía para poder robarnos información relevante (contraseñas, cuentas bancarias, etc.) que puede generarnos un daño económico. Y si nos vamos al terreno profesional, ya podemos imaginar que los efectos pueden llegar a ser demoledores.

Normalmente, en las grandes empresas suele ser un aspecto bastante cuidado, en la medida en que tienen un tamaño suficiente como para tener en estructura un departamento o al menos una persona encargada de mantener correctamente al día todo el rango de soluciones (firewalls, antivirus, etc.) contra los ataques. Sin embargo, en las pequeñas empresas o para los profesionales individuales, la seguridad informática puede ser percibida como un "incordio" que no está precisamente en la primera posición de la lista de prioridades. Y ante esta situación, tener conciencia del grado de generalización de estas amenazas y unas nociones básicas para protegerse de ellas son dos pasos fundamentales para minimizar el riesgo. ¿Y vosotros, habéis evaluado estos riesgos y tenéis medidas en marcha para evitarlos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos