Así están las previsiones de inflación para 2022

Así están las previsiones de inflación para 2022
3 comentarios
HOY SE HABLA DE

La inflación es una de las grandes preocupaciones económicas en España. 2021 cerró con la mayor subida de los precios en 30 años (un 6,5%), debido al aumento imparable de los precios de la energía y los suministros, que empujaron todo lo demás.

Se esperaba que fuera algo coyuntural provocado por la salida de la pandemia y la 'vuelta a la normalidad', pero ya van bastantes meses y, por desgracia, la situación no tiene visos de mejorar a corto plazo.

El estallido de la guerra en Ucrania pone en jaque todavía más la recuperación económica, puesto que la energía es uno de los activos en juego principales por la dependencia que tiene Europa del gas ruso. Por ello, no es previsible que la subida de precios se contenga por el momento.

Pero, ¿hasta cuándo? ¿Va a ser 2022 otro año de encarecimiento de la vida o se va a ir moderando la situación?

Previsiones truncadas

Es evidente que lo que pasa en Ucrania ha cambiado todo y lo que se pensaba a finales de 2021 ya no tiene nada que ver.

Lo vemos claramente en las previsiones de Funcas, cuyo panel es de los más certeros y tomados en cuenta en nuestro país. En su última revisión ha aumentado las previsiones de inflación 1,1 puntos, lo que supondría acabar el año 2022 con un incremento de precios del 3,5%. Una cifra que, si se suma al 6,5% del año pasado, nos coloca en una situación complicada.

¿Qué nos dicen otros expertos? Manuel Alejandro Hidalgo, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Pablo de Olavide, señala que el conflicto bélico ha hecho que las previsiones iniciales de inflación del 1,5% se hayan quedado en nada "porque el embargo a los productos rusos está provocando un encarecimiento del gas, de los carburantes y de los cereales, porque Ucrania es una potencia mundial exportadora".

Con esta perspectiva nueva, señala que la inflación dependerá de cuánto se alargue la guerra. "Si acabara la semana que viene, el shock de inflación sería muy puntual, el problema es que ya es como si te echan sal sobre una herida: escuece. Pero si el conflicto se alarga, ya es bastante complejo y es difícil pensar que la inflación vaya a volver a tasas normales, lo que provocaría los llamados 'efectos de segunda ronda'".

Hidalgo no se atreve a dar una previsión exacta porque el conflicto y su duración va a determinar todo, pero tiene claro que al menos unos cuatro meses más de altos precios nos esperan. De la energía depende todo. A día de hoy tenemos el precio del kilovatio en España a 366 euros. Una cifra elevadísima que puede quedar en una broma si la guerra sigue.

Temas
Inicio