Publicidad

Déficit y austericidio muestran el fracaso de las políticas de la troika

Déficit y austericidio muestran el fracaso de las políticas de la troika
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Déficit eurozona

El incremento de los déficit públicos ha dado la más clara muestra del rotundo fracaso de los planes de austeridad implantados por la troika. Toda la ingeniería de estos planes estaba basada en una premisa falsa y la contundencia de este error desastroso ya está fuera de toda duda razonable. Los economistas de la troika que implantaron la austeridad vivían con el dogma que el multiplicador fiscal estaba en torno al 0,5. Este supuesto indicaba que por cada euro de ahorro en el gasto público, el producto real sólo se vería impactado en medio euro. Se pensaba que la fuerza del sector privado supliría con holgura el retiro del sector público de la economía y la haría repuntar, generando empleo a mayor velocidad de la que se destruía. Pero no ha sido así. El retiro de un euro en el gasto público ha impactado en más de un euro el producto final. Este error de la troika al subestimar los multiplicadores fiscales como ha reconocido el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, le está costando una década perdida a Europa, y tal vez a todo el mundo.
En el último informe de la economía helena, se indica que

"el índice de volumen de negocio en el comercio minorista a precios corrientes, excluyendo combustible automotriz, registró un descenso del 14,4% en julio de 2013 en comparación con julio de 2012. El índice en Julio de 2012 registró una disminución del 8,5% respecto a julio 2011", y así sucesivamente...
En España, según el INE los datos comparables para Agosto de 2013 y 2012 son -4,5% y -4,9%. Disminuciones comparables tuvieron lugar en 2011 y 2010.

Volviendo a fojas cero

Esto demuestra que la economía aún no toca fondo, pero las autoridades siguen insistiendo en que la recesión ha quedado atrás. Lo cierto es que estamos aún en medio de la tormenta, y la débil situación de la banca, origen de todos los problemas, tiene aún a la crisis por delante y puede asestar un nuevo golpe. Si añadimos la precaria y sombría perspectiva que vive Estados Unidos con su acantilado fiscal y su impago a la vista, y el declive de los países emergentes, tenemos la tormenta perfecta para los mercados. Ante este escenario, la UE ha echado pie atrás en su plan de confiscación de depósitos y el quebrado banco italiano Monte dei Paschi di Siena, no será rescatado (a la fuerza) por sus propios inversionistas y depositantes, como señalábamos aquí, sino directamente por el BCE y el gobierno italiano, tal como han sido los rescates a la banca de los últimos cinco años. Se vuelve a fojas cero.

Según Reuters, la UE siente que no es el momento más oportuno para confiscar los depósitos, y una acción de este tipo puede ahuyentar a los inversionistas. Como la UE siempre ha estado mirando la crisis desde atrás, y actuando según van ocurriendo los hechos, ignora que la inversión está en picada. Y que no puede haber ningún tipo de inversión cuando el costo de reposición sigue por arriba del valor real de los activos. Esto lo dijo James Tobin en su fórmula Q de Tobin para las inversiones. Pero los economistas de la troika (y muchos otros) se olvidaron de ella, como se han olvidado de la historia económica, y de las crisis.

Contracción fiscal

Lo que se ha vivido en los últimos dos años es fruto de la contracción fiscal, que ha provocado un hundimiento mayor en la economía de la eurozona, y un notorio aumento del desempleo que a estas alturas nadie puede negar o considerar transitorio. La contracción fiscal y la caída de la inversión producto del colapso de la mayor burbuja de la historia, tiene a la inversión en estado de shock. Como además la economía se mueve hacia la producción de servicios que son menos intensivos en capital, no existen opciones en el corto plazo para un aumento considerable en la demanda de capital. Esta ralentización se manifiesta en la caída de la demanda y en la caída del comercio mundial. El resultado es que la economía va marcha atrás y ni siquiera puede financiar su recortado gasto público. Es lógico que los déficit aumenten en un entorno desfavorable. Pero, ¿era lógico exigir el cumplimiento del déficit en el 3 por ciento, en plena crisis, y amenazar a los países que no cumplieran?

A cinco años del estallido de la crisis y a seis desde su primer golpe en Estados Unidos, la troika ha cometido una cadena imperdonable de errores por priorizar la deuda a la economía real. Por eso aún no existe un plan estratégico para sacar al mundo del estancamiento y la estrategia de privilegiar la situación del sistema financiero ha amplificado todos los desequilibrios. Los informes sobre la distribución de la riqueza, como el Global Wealth Report 2013, dan cuenta del notorio aumento de la desigualdad. Si desde el comienzo de la crisis el interés de las autoridades hubiese estado centrado en la mantención del empleo y el equilibrio de la demanda, y se hubiese dejado caer al sistema financiero o al menos fragmentarlo en varias partes, hoy tendríamos una economía en funcionamiento que daría incluso incentivos a esa banca particionada. Rescatar al sistema financiero por el chantaje de que "sin sistema financiero la economía no funciona", solo ha hecho duplicar los niveles de deuda mientras el producto se ha reducido a niveles de los años 90, y el 90 por ciento de la gente está más pobre que antes.

En El Blog Salmón | Europa se encuentra a mitad de camino de una década perdida, El FMI da un giro en 180 grados y reconoce que subestimó los multiplicadores fiscales

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir