Compartir
Publicidad
Publicidad

El alza del petróleo en linea recta

El alza del petróleo en linea recta
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El alza del petróleo a 72 dólares el barril no sólo está significando el éxtasis para los países productores de crudo, incluída Rusia, que ayer dio cuenta de una caída del 9,8 por ciento en el PIB del primer trimestre del año, sino también la agonía para los países que son principalmente demandantes de este producto escaso y del cual quedan reservas sólo para 42 años si se siguen los actuales niveles de consumo. Un informe de Statistical Review of World Energy señaló que las reservas equivalen a 1.258 billones de barriles. El consumo mundial llegó el año pasado a 84 millones de barriles diarios.

En este torbellino dialéctico de fuerzas opuestas que se cruzan y entrecruzan en esta crisis hay un par de puntos de inflexión que se están produciendo y que nos advierten que estamos siendo testigos de un cambio global de envergadura. Hablamos en otro artículo de la pérdida de hegemonía del bloque Europa-Estados Unidos-Canadá que durante gran parte del siglo XX fueron responsables de dos tercios de la producción mundial. Ahora solo tendrán el 49,4% de la actividad económica.

Otro punto de inflexión que estamos viviendo es que la demanda de petróleo será por primera vez mayor en los países emergentes. Parte de las presiones alcistas del crudo estas últimas semanas, que lo situaron ayer en los 72 dólares el barril, desde los 35 dólares a que se cotizaba en marzo, ha sido provocada por la firme demanda de China e India, países que entran de lleno en la operación “relevo” o desacople de las economías occidentales.

La demanda de petróleo cayó el año pasado por primera vez desde 1982 en una reducción mundial en la demanda que le significó ser menor en un 0,6% al consumo del año 2007, pese a la prolongada caída de Estados Unidos, donde la demanda se redujo en 5,4%. Este desplome en el consumo del crudo tuvo dos ingredientes principales: por un lado la fuerte alza que lo llevó desde los 65 dólares el barril de principios de 2007 a los 147 dólares de julio del año pasado, motivada también por la especulación, que significó una caída en la demanda por efecto precio y también una acentuación de la crisis. Desde entonces experimentó un descenso producto de la desaceleración mundial.

Ahora que la demanda de los países en desarrollo comienza a ser más estable fruto del desacople de las economìas occidentales, el peligro de un nuevo repunte del precio del petróleo a los exhorbitantes niveles del año pasado vuelve a estar latente. Más aún si los espiritus animales de la especulación masiva vuelven al juego. Si es así, muchas economìas verán ralentar sus impulsos de recuperación y también puede ocurrir que naufraguen en el intento. No debemos olvidar que una de las tres grandes crisis del siglo XX fue la crisis petrolera de los años 70, que España recuerda muy bien en el discurso de Enrique Fuentes Quintana. El alza del petróleo pone un nuevo elemento de tensión a la actual crisis.

Más información | Statistical Review of World Energy
Imagen | Master Mariner

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos