Compartir
Publicidad
Publicidad

La economía en restauración

La economía en restauración
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Aunque hay quienes se disfrazan de brujo para elevar el estado de ánimo, lo cierto es que la economía se encuentra dando el triste papelón. Estamos en el pantano, totalmente atrapados. En restauración, con la mayor de las suertes. Pero sin salida. Al menos, sin salida para todas las ideas habituales, por lo que hacen falta ideas nuevas. Aunque el neolibelarismo no lo acepta. Por más que el neoliberalismo haya sido el dogma bajo el cual las crisis no existían, y ante el cual una crisis como la que estamos viviendo ahora era imposible.

Porque el neoliberalismo siempre ambicionó tener las claves para el control del ciclo económico. ¿Y hasta qué punto depende el ciclo económico de las expectativas? Aquí sería interesante conocer las opinion de los llamados ultraliberales pero, de más está decir que no tienen ninguna alternativa real que ofrecer al mundo y así lo demuestran día a día con su propia (e inexistente) narrativa. Por eso que esta pregunta que resulta básica: ¿Hasta que punto depende el ciclo económico de las expectativas? Wicksell y Myrdall nos aportaron varios elementos relacionados a la sicología. De ahí sacó Keynes sus ideas para mostrar la existencia de los "espiritus animales". Y caímos en las redes de los espíritus animales que nos hundiern en el pantano. Ahora, ¿Estamos saliendo del pantano? Porsupuesto que no. Y aquellos ultraliberales deberían dar cuenta alguna vez del descalabro del cual son partìcipes y creadores.

Ahora que nos encontramos frente a la peor recesión de la historia, muchos encuentran que todo esto es un engaño, sin dar cuenta que, en verdad, el engaño estuvo en estas últimas tres décadas, vía modelo económico "progresista". El modelo económico progresista en realidad no dio progreso. Y gracias a esta mentalidad estamos de nuevo frente a una gran crisis, lo que es algo muy penoso, por el atentado a la realidad que implica, y que también es engaño, señalar que nos hallamos frente a algo pasajero, totalmente transitorio: una tormenta que se terminará este fin de semana y que la próxima todo volvera a ser como antes. Lo peor de todo, es que a Usted, si, a Usted lector, es probable que lo convenzan. En ese caso, asuma las consecuencias.

Imagen | Suchen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos