Compartir
Publicidad
Publicidad

México se adhiere a España en senda recesiva

México se adhiere a España en senda recesiva
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Las malas noticias continúan, y tras la declaración del FMI de que éste será el peor año desde la Segunda Guerra Mundial, las economías de México y España anuncian su ingreso a una recesión no imaginada por los economistas hace dos o tres meses. De hecho, el gobierno mexicano hasta hace un mes, aseguraba que este año no caería en recesión. Sin embargo, el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortíz Martínez, tal como lo ha hecho Miguel Angel Fernández Ordoñez, presidente del Banco de España, han señalado que este año se espera una caída del producto del 1,8% para México, y del 1,7% para España.

México negaba los efectos de la crisis hasta hace algunos meses, y el gobierno minimizaba sus efectos asegurando que a lo más provocaría un catarrito. Hoy este catarro amenaza con convertirse en fiebre y luego en peste. Para el Banco de México, el PIB registró una tasa negativa del 1% en el cuarto trimestre del año pasado, con respecto al mismo periodo de 2007. Con este resultado, México tuvo un crecimiento de 1,8 por ciento, menor al 2,2 por ciento anticipado en octubre.

Si bien en México no existe, a diferencia de España, una definición oficial de recesión, los pronósticos ofrecidos por el banco central mexicano dejan poco lugar a otra interpretación. Ortíz Martínez espera que hacia fin de año haya una variación en la actividad económica “que nos vaya indicando que ya salimos de la parte más recesiva del ciclo”. El Banco de España ha confirmado que la economía se encuentra en recesión por primera vez desde 1993.

Los indicadores sobre el desempeño de la economía mexicana empeoraron en todos los sectores. Su debilitamiento “estuvo determinado por el desfavorable entorno externo que prevaleció en los últimos meses de 2008”, indica el reporte del Banco de Mèxico. El menor ritmo de actividad en Estados Unidos y otras naciones industrializadas:

“propició una contracción de las exportaciones manufactureras de México, al igual que menores ingresos del exterior por remesas familiares y por turismo. De hecho, prácticamente toda la gama de indicadores mostraron un debilitamiento: demandas interna y externa, producción de los distintos sectores y los indicadores del mercado laboral. Además, se acentuó el deterioro de los indicadores de confianza y de clima de negocios”.

Una de las expresiones inmediatas de la recesión es la pérdida de empleos en el sector formal. En 2008 se perdieron 37 mil 500 plazas laborales en el sector formal de la economía mexicana “y se estima que al cierre de 2009 este indicador podría presentar descensos anuales de hasta 340 mil trabajadores”.

Mas Información | Informe del Banco de México”
Diario El País | La economía española entra en recesión por la caída del consumo
Imagen | Wolfgang Staudt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos