Compartir
Publicidad

¿Necesitamos una reforma de las SICAVs?

¿Necesitamos una reforma de las SICAVs?
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevamos muchos años oyendo hablar de la fiscalidad de las SICAVs. Este tipo de sociedades se dedican a invertir el dinero de los muy ricos y tributan únicamente al 1%. Esto parece a simple vista un escándalo, y es en esta superficie en lo que se queda la mayoría de la gente. Después de mucho hablar, no habrá reforma de las SICAVs.

La pregunta obvia que se hará mucha gente es por qué trabajando se pagan tantos impuestos y los ricos a través de las SICAVs no pagan prácticamente nada. Y la explicación no es un simple "porque son ricos y tienen poder", es algo más complejo.

SICAVs y fondos de inversión

Imaginemos a una persona que tiene unos ahorros y decide invertirlos en un inmueble. Compra un piso y este sube de valor (suena a cosa del pasado, pero para mi ejemplo tiene que ser así). ¿Os parecería normal que llegara Hacienda y le dijera: "tu piso ha subido en 20.000 euros, tienes que darnos el 20%, son 4.000 euros"? Para realizar esto seguramente el dueño debería malvender el piso deprisa y corriendo y satisfacer la deuda con Hacienda.

Esto no pasa, y hasta que no se vende el inmueble no se tributa por los beneficios. Los beneficios son latentes, no se pagan impuestos hasta que no se consumas. Por ejemplo alguien que comprara un piso el 2006 podía pensar en 2007 que había ganado dinero, pero realmente hoy por hoy habría perdido. Como no se llegó a consumar la venta, dichos beneficios nunca llegaron a existir.

Lo mismo ocurre en bolsa. Si inviertes en acciones no pagas impuestos hasta que las vendes, ya que todo los beneficios son latentes. Y si no que se lo digan a los inversores de Pescanova. Hacienda sólo llama a tu puerta cuando vendes, y entonces se hace la liquidación de impuestos.

Ahora bien, si queremos que inviertan por nosotros es muy frecuente invertir en fondos de inversión. En esta ocasión un equipo gestor comprará y venderá acciones con determinadas políticas de gestión. Pero aunque hay compras y ventas el inversor final no paga impuestos por esas compras y ventas hasta que decide retirar dinero del fondo. Esto permite que las inversiones no se coman el dinero en impuestos hasta que se decide materializar las ganancias latentes.

Los SICAVs son fondos de inversión pero de gente con bastante dinero. Si juntas a 100 personas y que pongan sobre la mesa 2,4 millones de euros puedes montar una SICAv. Es parecido a un fondo de inversión pero tiene personalidad jurídica. En su día lo explicamos en detalle.

La lógica de las SICAVs es la misma que en los casos anteriores. Hasta que los inversores individuales no retiran su dinero, no hay beneficios, y no se pagan impuestos. Si la SICAV gana mucho dinero sólo paga el 1% de los beneficios, pero en cuanto uno de los partícipes retira su dinero (o parte) entonces debe pagar impuestos por los beneficios del capital.

Con este tipo de estructuras se logra que haya inversiones en distintos sectores sin que Hacienda se coma los beneficios cada vez que hay una compra-venta de acciones. Es un instrumento para financiar a las empresas de España. Y por cierto, obligatorio según la regulación de la UE.

La verdadera estafa de las SICAVs

El problema de las SICAVs no es su tributación al 1%. El verdadero problema es que se usan para defraudar a Hacienda. ¿Cómo? Primero, antes de unos cambios normativos que hubo se tenía un partícipe con prácticamente todo el dinero y 99 hombres de paja. Esto hacía que una única persona controlara la SICAV y usaba esta personalidad jurídica para pagarle todos los gastos (coche, vivienda, etc.) y así defraudar. Es decir, en lugar de retirar el dinero de la SICAV y tributar se lo gastan en nombre de la SICAV pero lo disfrutan ellos.

Ahora es un poco más complicado porque hay unas normas más específicas, pero el problema está en la inspección de este tipo de sociedades. Y en España es habitual que la gente con cierto nivel de ingresos use personalidades jurídicas para evadir impuestos, ya sea a través de sociedades normales o SICAVs si el patrimonio es muy alto.

Eso es lo que se debería perseguir de las SICAVs, no su existencia. Sobre el papel son un instrumento importante y lógico para canalizar inversiones, pero si buscan las trampas entonces hay que perseguirlos. Subir los impuestos lo único que haría es que el capital huyera, y hoy por hoy España necesita capital invertido en empresas.

En El Blog Salmóm | ¿Qué es una SICAV o sociedad de inversión de capital variable?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio