Compartir
Publicidad

Tres décadas de mayor desigualdad

Tres décadas de mayor desigualdad
Guardar
11 Comentarios
Publicidad


Una de las formas de apreciar los beneficios reales que en materia económica han significado las últimas tres décadas, es a través de la distribución del ingreso y el coeficiente de Gini, ideado por el sociólogo y estadístico italiano Corrado Gini (1884-1965), autor también de Las bases científicas del fascismo (1927).

En este post del año 2006, Alejandro Nieto explica las caracterìsticas del coeficiente de Gini, junto a advertir que el índice está aumentando dado que la riqueza se reparte cada día peor. La gráfica que os adjunto no hace más que dar cuenta de las certeras palabras de Alejandro. Para los cuatro países investigados: Estados Unidos, Reino Unido, China e India, la distribución del ingreso ha empeorado notoriamente en las últimas tres décadas.

Por razones de espacio gráfico, y tal como explica Alejandro en su post, los países sudamericanos y africanos tienen coeficientes de Gini aún peores: sobre 0,5. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, a medida que se acerca a 1 aumenta la desigualdad, y si se acerca a 0 disminuye. Brasil, por ejemplo, tiene un Gini de 0,55. El dato para los cuatro países de la gráfica promedia el 0,4 desde una media en torno al 0,3 hace treinta años.

Este dato es ilustrativo dado que incluye a países que abrazaron desde temprano el modelo neoliberal (mediados de los 70) como Estados Unidos y el Reino Unido, junto a países como China e India que lo hicieron en los años 80. La evidencia empírica confirma la cara no visible de una globalización que no ha tomado como factor prioritario el tema de la equidad, y que ha empleado unas reglas del juego poco transparentes.

Lejos de suavizar las asimetrías de los mercados, la globalización de las últimas décadas las ha profundizado, deteriorando el ambiente y provocando una masiva concentración de la riqueza. El lema de la “competencia perfecta”, postulado clave de la teoría económica, choca con la verdad de las asimetrías del mercado que acentúan la competencia imperfecta. Para que la globalización funcione se debe tener como prioritario el tema del empleo. El empleo es el principal elemento que los países deben “proteger” a la hora de los acuerdos comerciales. Como esto no ha sido así, al menos hasta ahora, la actual crisis amenaza con ser la más profunda de los últimos 70 años.

Más información:
En El Blog Salmón | El coeficiente de Gini, Los orígenes de la desigualdad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos