Compartir
Publicidad
Publicidad

Astroc y los riesgos de los chicharros

Astroc y los riesgos de los chicharros
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Ayer, las acciones de la inmobiliaria Astroc (una de las estrellas de la bolsa de los últimos tiempos) se pegaron un batacazo monumental. La caida del 43% fue la culminación a un descenso vertiginoso que en dos meses ha llevado la acción de cotizar a 75 euros a cotizar a 26.

La evolución de Astroc ha sido de las que llaman la atención. Y es que en un año, desde su salida a bolsa en mayo de 2006, llegó a acumular una revalorización del 1000%. Es decir, multiplicando por 10 su valor. Nadie en su sano juicio se cree que una empresa pueda mejorar por 10 sus expectativas de beneficio sostenidas en el tiempo, pero ahí estaba. El problema de Astroc ha sido, sin duda, su composición accionarial. Con muchos inversores "de peso" (entre ellos el todopoderoso Amancio "Inditex" Ortega), el free-float (porcentaje de acciones que se negocian realmente en el mercado) ha sido siempre muy estrecho. Esto significa que cualquier operación medianamente significativa tiene la capacidad de levantar o hundir la cotización como si fuera un barco en una tormenta. Efectivamente, si el free-float es estrecho, hay pocas acciones disponibles para comprar-vender. Si alguien (como se comenta que fué el caso de Amancio Ortega) decide poner a la venta un paquete importante de acciones, se encuentra con que no hay suficientes órdenes de compra para asumir ese paquete, por lo que se van esquilmando todas las órdenes hasta llegar a un precio muy bajo.

¿Y el pequeño accionista qué? Seguramente muchos, atraidos por el oropel de las revalorizaciones, quisieron sacar un poco de tajada subiéndose a la ola de Astroc. Y ahora, se encuentran con que un sólo movimiento de los "peces grandes" hacen que su pretendida revalorización se haya ido al garete. Los chicharros es lo que tienen.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos