Compartir
Publicidad

Díaz Ferrán debe abandonar la presidencia de la CEOE

Díaz Ferrán debe abandonar la presidencia de la CEOE
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer fue la puntilla para Air Comet. Un juez británico ha dictaminado el "aterrizaje forzoso" de los aviones de la compañía como consecuencia de los impagos de los leasings de los aparatos. Esto no es ninguna novedad y es la consecuencia de una mala gestión empresarial de una aerolínea en todos sus aspectos; una muerte anunciada desde hace tiempo cuando comenzaron los impagos de nóminas a su plantilla, que fuerza la salicitud de concurso voluntario de acreedores con un pasivo de 100 millones de euros.

Esta compañía es propiedad de Díaz Ferrán, entre otros accionistas y por más intentos de venta que ha negociado, no ha conseguido encontrar ese ansiado novio con buen talonario que salvara los muebles de la compañía in extremis. La aerolínea acaba de perder la licencia de navegación aérea, ha presentado un ERE por la totalidad de la plantilla y ha dejado un reguero importante de clientes en tierra. Fuera de los propios problemas de la empresa, que no tienen porqué diferir en exceso de los problemas por los que están atravesando muchas empresas, la figura de Díaz Ferrán al frente de la CEOE queda cuanto menos en una posición delicada. Cristobal Montoro afirmaba hoy que una cosa es la empresa y otra cosa es la CEOE. Cierto, pero solo a medias puesto que una empresa como Air Comet, depende fuertemente del Ministerio de Fomento y no se puede ser juez y parte en una negociación colectiva por el diálogo social, sentados en la misma mesa que el Gobierno.

También es obvio que la CEOE no es sólo Díaz Ferrán, pero es su cabeza visible y existe un amplio grupo de empresarios que están gestionando bien sus empresas en esta crisis. No todos tienen amenazas de las entidades financieras para ejecutar las garantías de los préstamos por impago. Aunque esta papeleta se la va a tener que comer Rodrigo Rato en breve y es muy probable que Aguirre deje deje de ser cojonuda como solicite la ejecución de garantías.

A nivel personal, no es de recibo hacer leña del árbol caido como se está haciendo con la figura de Díaz Ferrán en muchos círculos económicos y empresariales. No voy a ser yo quién lo defienda tampoco pero cualquiera que haya estado al frente de una empresa, sabe que no siempre se rema a favor del viento y que las deudas y problemas de impagos le quitan el sueño a cualquiera.

Por todo este cúmulo de motivos, creo que la CEOE debería animar a su presidente a que abandonara el cargo, puesto que su representación va a quedar muy en entredicho y un amplio sector de empresarios no se van a ver representados por él en las sucesivas mesas de negociación colectiva que se tienen que llevar a cabo en las próximas semanas. Veremos a ver qué ocurre finalmente.

En GurusBlog | Air Comet: un concurso de acreedores, un ERE y miles de dramas En El Blog Salmón | La CEOE en crisis Imagen | Irargerich

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio