Compartir
Publicidad

Gasolina gratis cortesía de Chrysler

Gasolina gratis cortesía de Chrysler
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

El precio del petróleo va como va, y con él los combustibles. No cabe duda de que esto supone una amenaza para los fabricantes de vehículos, que ven como los clientes valoran no sólo el coste inicial del mismo, sino el coste de utilización y mantenimiento. Esto ya pasó antes, en la crisis petrolífera de los 70, cuando los fabricantes norteamericanos lo pasaron muy mal porque los modelos de coche japoneses y europeos (más pequeños y de menor consumo que los "mastodontes" americanos) encajaron mucho mejor con el nuevo panorama energético. Así, la búsqueda por la eficiencia del consumo es un arma de los fabricantes para vender más. Y otra es, simplemente, hacer desaparecer ese problema a golpe de talonario. Chrysler parece haber encontrado una vía adicional para defenderse: regalar la gasolina y el mantenimiento al comprar un coche.

Quien adquiera un vehículo de esta marca (excluyendo alguno de sus modelos más populares, por cierto) en Estados Unidos se le entregará una tarjeta de débito con 2.400 dólares para utilizar cuando quieran, y la posibilidad de adquirir un mantenimiento gratuíto durante dos años por apenas unos dólares más. Es cuestión de sumar el número de depósitos que se pueden llenar, o el precio de la hora de mecánico, para darse cuenta de que efectivamente es una promoción más que interesante.

Sin embargo, esta promoción (como otras recientes, como la aplicación de los descuentos para empleados al público en general de hace unos meses, que por cierto acabó generando problemas de abastecimiento), suenan más bien a "parche" de una industria seriamente amenazada por la competencia. ¿A cuánto dinero están dispuestas a renunciar para defender su cuota de mercado? ¿Cuánto tiempo será sostenible esta situación?

Vía | Motorpasion

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos