Compartir
Publicidad
Publicidad

Segundamano, de pago

Segundamano, de pago
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días leía una reflexión en Tecnorantes sobre los servicios online de pago versus los servicios gratuitos. ¿Cobrar, o no cobrar?. Todo ello a cuenta del paso que ha dado segundamano.es que ha pasado de permitir la inserción gratuita de anuncios de particulares a establecer un pago por dicha inserción.

Me ha resultado curioso leer algunas opiniones, como la de Carlos Blanco, que considera que es un mal movimiento porque va a afectar al tráfico a medio plazo y poco menos que a echar a los anunciantes en brazos de sus competidores... y yo no puedo menos que discrepar.

Segundamano ha llevado una trayectoria, en mi opinión, impecable en el mundo de los clasificados. Apoyando su versión online con su importante presencia física, trasvasando su marca del papel a las pantallas, y además adquiriendo potenciales competidores. De esta forma, se ha constituido como la referencia innegable en este mundo, con una audiencia brutal.

Y es aquí donde entra mi argumento. No es lo mismo poner un anuncio en segundamano que ponerlo en uno de esos nuevos servicios de clasificados que intentan hacerse un hueco. Porque mientras en un sitio tu anuncio está a disposición de millones de personas, en el otro lo está sólo para un puñado de iniciados. Y cuando uno pretende comprar o vender algo, le interesa conseguir el máximo posible de visibilidad. ¿Qué es mejor, pagar unos euros porque tu anuncio lo vean a millones, o ponerlo gratis para que nadie lo vea? La gente seguirá usando la alternativa gratuita (total, no cuesta nada...), pero si quiere acceder al volumen, pagará.

Segundamano, pues, lo ha hecho muy bien. Ha invertido años en formar una base gigantesca de clientes, en posicionarse en el "top of mind" cuando uno piensa en comprar o vender algo. Y, de esta manera, ha construido un valor añadido que ofrecer a sus clientes que sus competidores tienen muy difícil igualar. Lo cual le permite, ahora, monetizar ese valor añadido. Quien no lo quiera, que no lo pague. Pero dudo que los anunciantes huyan en tropel. Y si los anunciantes no huyen, para la audiencia seguirá siendo la mejor opción.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos