Compartir
Publicidad

El BCE aprieta pero sigue sin ahogar a Grecia

El BCE aprieta pero sigue sin ahogar a Grecia
9 Comentarios
Publicidad

Ayer el BCE tomó una decisión algo más dura con Grecia de lo esperada. Todo el mundo coincidía en que no haría nada, mantendría el límite de los fondos de emergencia (ELA) para la banca griega esperando movimientos políticos.

Sin embargo el BCE ha apretado un poco más la tuerca. Mantiene el ELA pero eleva las necesidades de garantías para dichos fondos. Si antes el colateral que tenía que aportar la banca griega para recibir fondos del BCE tenía un descuento del 50% respecto al valor nominal ahora tiene un 60%.

¿Qué quiere decir esto? Que el BCE valora los activos de los bancos griegos cada vez menos y por tanto les exige mayores garantías. Sin embargo detrás de esta decisión hay política. El 60% de descuento es el límite de la banca griega. Si les piden más descuento no habrá colateral suficiente para pedir fondos de emergencia al BCE y se acabó, la banca griega pasa a ser insolvente.

La única forma de dejar de ser insolvente es tirar de los depósitos de los ciudadanos, es decir, confiscar dinero. Eso o salirse del Euro e introducir una nueva moneda que deje al banco central griego margen de maniobra.

El mensaje del BCE es claro. Hoy Tsipras tiene que mandar una propuesta de nuevo a la UE. Y esta propuesta tiene que ser realista, de lo contrario el BCE apretará más y se acabó la partida. ¿Quién pestañeará primero?

Imagen | Eric Borda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio