Compartir
Publicidad
Publicidad

El segundo PlanE y la "economía sostenible" de los carteles publicitarios

El segundo PlanE y la "economía sostenible" de los carteles publicitarios
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Póngamonos en situación geográfica previamente. Villar y Velasco es un pueblo de Cuenca con 117 habitantes. Este pueblo, ha recibido 1.133 euros del 2º PlanE (PDF - Final página 12) para el suministro de sistema digital multifunción láser, impresora, copiadora, fax y escáner de red, o más comunmente una impresora multifunción. Al no saber la marca concreta, es posible que se encuentre en precio, aunque la veo un poco cara.

Pero el fondo del asunto de este suministro, extremo discutible sobre su capacidad generadora de empleo a nivel local y directrices de economía sostenible, es que seguimos cometiendo la misma "irracionalidad de marketing" vía carteles para este Plan E. Hoy, se ha publicado en el BOE la resolución del Ministerio de Política Territorial que regula la publicidad de los carteles de este nuevo Plan E y se sigue obligando a la colocación en todos los proyectos. Tal cual ordena esta resolución, los carteles nuevos corresponderán con un formato equivalente al que acompaña al post, con las siguientes características técnicas:

Chapa de aluminio o acero galvanizado de 4*3 metros, fijados al suelo mediante dos tubos de acero galvanizado a una altura mínima de dos metros. La peganita será vinilo impreso según los colores y disposición de texto adjuntos y la dirección facultativa de la obra comprobará la idoneidad de la fijación del cartel junto con las medidas de seguridad oportunas.

Para las poblaciones de menos de 200 habitantes, se colocará un sólo cartel a la entrada del municipio, que reflejen todos los proyectos que se están llevando a cabo, junto con los plazos de ejecución. La norma publicada también establece la posibilidad de reutilización de los primeros carteles del Plan E (qué menos) y sólo habría que cambiar la pegatina.

Ahora bien, hagamos cuentas, el dichoso cartel que anuncie la impresora en la entrada del municipio, no va a salir gratis exactamente y es muy probable, que su precio final colocado, sea muy superior a la impresora. Como es lógico, este cartel no lo paga el ayuntamiento sino que se sufragan con cargo a los presupuestos del Ministerio, porque si no el marketing irracional le generaría un saldo deficitario en el ayuntamiento de turno.

Otro ejemplo más flagrante lo tenemos en lo que se podría catalogar como las memorias externas más caras del mundo. Cabañas de la Sierra (Toledo) recibirá 544,04 euros para la compra de las memorias externas, pero en este caso, el cartel deberá sufragarlo el ayuntamiento dado que la población cuenta con más de 200 habitantes.

Como vemos, el marketing del PlanE raya extremos absurdos y estos dos ejemplos son una muestra. Existen varios cientos de proyectos con cuantías inferiores a 30.000 euros en los que el coste del cartel es un coste desproporcionado para la inversión que se hace. Sólo espero que el Gobierno fije unos límites presupuestarios razonables de ejecución material (más 1 millón de euros por ejemplo) y sólo se obligue a colocar los carteles para esos casos.

Más Información | Resolución carteles Plan E (BOE-PDF) En El Blog Salmón | El nuevo PlanE: 5.000 millones para los ayuntamientos, PlanE: carteles por todas partes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos