Compartir
Publicidad

¿Es útil el cambio horario para la economía?

¿Es útil el cambio horario para la economía?
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este fin de semana ha tocado el segundo cambio de hora del año, lo que nos ha permitido pasar en cama, de fiesta, o trabajando una hora más.

El cambio horario genera siempre mucha controversia, pero no hemos de olvidar que es una medida que no se aplica sólo en España o en Europa y no en todas partes afecta de la misma manera como veremos a continuación.

Antecedentes

El motivo por el que se ha instaurado el cambio horario en muchos países del mundo es el ahorro energético, según dicen.

La primera vez que se utilizó fue en la primera guerra mundial, algunos de los países implicados lo adoptaron para ahorrar energía. Con la crisis del petróleo de 1973 se volvió a recuperar esa medida con carácter más general, todos los países industrializados del mundo, excepto Japón, la han instaurado.

Análisis

Para ver la influencia del cambio horario, primero conviene saber a que horas nos traslada ese cambio, para lo cual os presento la siguiente tabla con el orto y ocaso en los solsticios de verano e invierno.

En España he escogido tres ciudades en representación del centro, el este y el oeste: Madrid, Mallorca y A Coruña, respectivamente. En Europa he escogido Belgrado y Estocolmo, como cuidades situadas al más al Este, una con una latitud similar a la nuestra y otra mucho más al norte como sabréis, Múnich como centro por situarse bastante centrada tanto en latitud como en longitud, y A Coruña me vuelve a servir de ejemplo de ciudad más Occidental.

La gran cantidad de horas de sol que hay en verano hacen que el cambio de hora no repercuta de manera apreciable, ni en los hábitos de vida, ni en el consumo energético, si bien es preferible que el amanecer sea lo más tarde posible y el anochecer igual, por lo que en este caso el cambio horario parece que es más cómodo, de nada nos sirve que sean las seis de la mañana cuando amanece, salvo para llegar a casa de día en vacaciones tras una noche de fiesta.

De tal modo que donde se podría apreciar ahorro es en el horario de invierno, donde se pueden aprovechar mejor las escasas horas de luz, pero de nuevo el ahorro energético que puede producir es de escasa cuantía, ya que si bien conseguimos retrasar la hora del amanecer, también movemos en la misma dirección la puesta de sol, con lo que se va lo comido por lo servido, sobre todo con los horarios que son habituales en España.

Como se puede apreciar, ya dentro de España hay casi una hora de diferencia entre Coruña y Palma de Mallorca, lo que hace que se absorba esa diferencia horaria, ya que mientras que a los de un lado de la península les permite ir al trabajo con luz diurna, otros tengan que ir a recoger a los niños al colegio de noche.

Si nos trasladamos a Europa vemos que las diferencias horarias son tan grandes que la única manera de aprovecharlas es con unos horarios laborales adaptados a las horas de sol, en definitiva la clave no es tanto el huso horario como el uso de los horarios.

Conclusiones

  • El verdadero ahorro energético no se produce adaptando la hora al horario solar, ya que como vemos en las tablas, nunca lloverá a gusto de todos.
  • El cambio horario supone un pequeño beneficio en algunos casos, un pequeño perjuicio en otros y es indiferente en un porcentaje muy elevado.
  • Lo que realmente produce ahorro es adaptar el horario de vida al horario solar. A algunas empresas, el hecho de que su actividad se desarrolle en horario diurno les puede suponer grandes ahorros, a otras les es absolutamente indiferente, y a otras les beneficia más trabajar en horarios nocturnos.
  • La clave es por tanto tener un horario laboral razonable y racional, no puede ser el mismo para todo y para todos, no es lo mismo una discoteca que una oficina, no es lo mismo una pareja joven sin hijos que una madre soltera de 45 años..

La legislación debería establecer unos márgenes y después cada uno debería convenir su caso particular; mi sugerencia sería: 6 horas diarias de trabajo, 6 horas diarias de ocio, 4 horas de tareas del hogar (Aseo personal, limpieza de la casa, preparación de comidas,...) y 8 horas de descanso. Y que cada uno las reparta como mejor le parezca.

En El Blog Salmón | El falso debate de la racionalización de horarios y el cambio de hora en España, Trabajan para cambiar los horarios laborales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio