Compartir
Publicidad

Israel, su Silicon Valley y la distancia

Israel, su Silicon Valley y la distancia
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dada la crisis actual nos encontramos con que tener un Silicon Valley no es un antídoto ante la crisis, que se lo pregunten a los californianos. No obstante un cluster tecnológico como Silicon Valley es claramente una gran fuente de empleos cualificados e inversiones de éxito.

Israel es un país con bastantes peculiaridades, es pequeño, con una situación geopolítica complicada. En cambio su proporción de gasto en I+D es la más alta del mundo, 4,5% del PIB. En España rozamos el 1,3%. Entre Haifa y Tel Aviv suman más 4.000 startups. Además hay centros de I+D de multinacionales de las TIC como Microsoft o Motorola.

Tener un centro de innovación les ha afectado positivamente en las cuentas. Durante 2008 Israel creció al 4%, mientras que España lo hizo al 0,9%. Aparte se espera que durante 2009 Israel sólo vaya a decrecer un 1,7%, lo que no está del todo mal para la que está cayendo. Además, según comenta Gil Gidron, director de la cámara de comercio España-Israel, al quedarse la ente en paro se encierran en sus garajes y comienzan nuevas empresas. Esta actitud puede que haga salir a Israel mucho más reforzado de la crisis, algo que no estoy viendo que se haga mucho en España.

Porque cuando comparamos el Silicon Valley israelí (habrá que buscarle algún mote), con lo que tenemos en España nos encontramos que la situación es para echarse a llorar. Con la crisis se ha recortado fuertemente el presupuesto de I+D, alejándonos bastante del modelo de innovación y desarrollo. Además si buscamos los intentos que ha habido en España, como el caso de Málaga, vemos que hay mucha distancia por recorrer.

Pero aparte de la inversión en I+D, las universidades que producen 140 ingenieros o científicos por cada 100.000 habitantes (25 en España y 83 en los EEUU), la disponibilidad de inversores de capital riesgo y otras facilidades, en Israel hay más espíritu emprendedor que en España. Además, el lenguaje de esas startups es el inglés, de forma que luego les resulta mucho más fácil trabajar con países extranjeros y exportar.

En España deberíamos de ir pensando en cambiar algunos puntos, por ejemplo el conocimiento de inglés, el tiempo que se tarda en montar una empresa, la lentitud de la justicia y otros detalles que lastran la economía española. Y hubiera sido mejor si estos cambios se hubieran hecho en la época de vacas gordas.

Vía | El País En El Blog Salmón | El Silicon Valley Malagueño, ¿Silicon Valley en España? Va a ser que no, Motivos para empezar una Startup en Tokio Imagen | Flickr de david55king

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos