Compartir
Publicidad
Publicidad

Los ayuntamientos quieren seguir endeudándose

Los ayuntamientos quieren seguir endeudándose
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No sé si los lectores del blog se acordarán que hace unos meses, concretamente en mayo, hubo una bomba mediática que se solucionó a golpe de rectificación en el BOE: los ayuntamientos no podían endeudarse. El revuelo fue tal que el Gobierno decidió posponer la medida a 2011. Pero estamos en agosto y los ayuntamientos siguen luchando para poder seguir endeudándose el próximo año.

Argumentan que no tienen dinero, que tienen que pagar a sus proveedores (que son los que están soportando una buena parte de la deuda que tienen, simplemente porque no cobran) y que el ICO debería financiarles, pero no lo hace. Puede que en esto último haya una trampa porque los préstamos al ICO hay que devolverlos y a las empresas que prestan servicios se les puede no pagar.

El tema es que estamos cerca de las elecciones municipales, los ayuntamientos están tiesos, y ninguno quiere ni elevar impuestos ni recortar servicios. Quieren que el Estado se haga cargo de la deuda de alguna forma, que aumenten las transferencias del Estado y Comunidades Autónomas a los ayuntamientos. Y yo me planteo, gracias a una excelente aunque controvertida entrada en Materias grises, si no sería conveniente que el concierto económico que existe con País Vasco y Navarra se extendiera no sólo a todas las Comunidades Autónomas sino también a los ayuntamientos.

¿Qué quiere decir esto de un concierto económico? Pues simplemente que basta ya de pedir al Estado, que al final somos todos. Cada administración tendría sus propios impuestos y sus propios gastos, y el Estado no paga nada. Únicamente si alguna Comunidad Autónoma o algún ayuntamiento no quiere una competencia, el Estado actuaría de último proveedor del servicio. Es decir, si un ayuntamiento de mil habitantes quiere tener diez polideportivos, tendría que subir los impuestos, porque sería su única forma de financiarse. Y por supuesto, de endeudarse nada, para eso estaría el Estado, que además logra créditos más baratos que el resto de administraciones. La única pega a este modelo es que habría una disparidad fiscal en todo el Estado que aumentaría con el tiempo. Dejaríamos de ser iguales todos los españoles, al menos fiscalmente. Aunque eso ya lleva pasando mucho tiempo.

Estoy convencido que los ayuntamientos han cometido unos excesos imperdonables en los últimos años. Lo que tienen que hacer ahora es dejar de prestar servicios que nadie les ha pedido y volver a sus aburridos quehaceres: recogida de basuras, asfaltar, conseguir que el tráfico sea fluido y que sus ciudadanos puedan moverse con transporte público. Si no tienen dinero no es por liquidez, sino por solvencia. Si no logran equilibrar sus cuentas, que el Estado intervenga, pero en plan concurso de acreedores, con tutela para reconducir la situación. Pero no prestando más dinero a un saco sin fondo.

Vía | El País
En El Blog Salmón | Se corta el grifo a los Ayuntamientos: sujetaos la cartera
Imagen | maesejose

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos